Construyendo un Estado alicatado hasta el techo

3 min
Domingo, 6.09.2015 11:40

Si todo va como ha previsto el presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, de aquí en poco más de año y medio Cataluña será un Estado. Cualquiera que haya hecho obras en su casa sabe que se trata de un plazo imposible si la reforma incluye cocina y baño, que son a un domicilio lo que una Constitución y la Justicia a un Estado, elementos estructurales. Otra cosa es erigir una chabola con un poco de uralita, unas planchas de madera y una autocaravana, el equivalente en solución habitacional a un Estado fallido tipo Somalia o a un campamento de refugiados en Libia.

Mas plantea y planea unas estructuras de Estado desmontable y por fascículos. El estrepitoso fracaso de la acción exterior de la Generalitat es una prueba, así como el concepto de Agencia Tributaria, que un día se basa en el pago voluntario de impuestos y al siguiente en la creación de una policía fiscal, que tiene enjundia viniendo de los sospechosos habituales del 3%.

La Seguridad Social, el suministro de energía, el banco nacional, las disposiciones jurídicas... todo es fruto de la improvisación en el mejor de los casos. En el peor es el traslado de los papeles del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) mezclado con los planes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y agitado por las ensoñaciones de los economistas por la causa. La conclusión es que los catalanes nadarán en la abundancia y los españoles podrán seguir siendo españoles si les place. Así de básico.

Tal como lo venden, el que no construye un Estado es porque no quiere. No hay cosa más sencilla. Se redacta una Carta Magna, se proclama la república, se vuelve a votar por si no ha quedado claro y luego, a recaudar. Pim, pam. Y en dos días Mas con la Merkel en Bruselas: ¿qué pasa Ángela, do you really want to hurt me?

Lo pone en las instrucciones, que son tan sencillas como las que vienen para montar la mesa estokolmen y la cajonera sirenungem. En prácticos mapas desplegables y con un Stratego de regalo: ¿Cómo montar un Estado en 18 meses? Hágalo en casa, usted mismo y disfrútelo con los suyos. Sencillo y práctico, su propio Estado en cómodos plazos.Igual que un anuncio de teletienda. Dos por uno y si llama mañana, el kit de las cloacas de regalo.

Lo menos que se puede decir del proceso es que no es serio. Mas y sus asesores dan por sentados unos resultados electorales incuestionables, unas circunstancias ambientales favorables, un reconocimiento internacional inmediato y la generación espontánea de un Estado ideal que será la envidia del mundo desarrollado, estilo sueco nada menos con toques holandeses.

Si se limitaran a decir que sería tan viable como Grecia tal vez merecerían algún crédito. En la Cataluña del colapso administrativo, del impago a las farmacias, de los recortes en sanidad y educación, del 3% y de Pujol, compararse con Suecia y proponer una policía fiscal es tan exagerado y descarado que puede pasar factura a Mas y a sus acompañantes políticos.

Artículos anteriores
¿Quién es... Pablo Planas?
Pablo Planas
Periodista.
Comentar