El independentismo desoye las advertencias de Merkel

La Generalitat reinterpreta a su favor las palabras de la canciller en defensa de los "tratados de la UE", la "integridad territorial" de los Estados y la "legalidad nacional"

3 min
La vicepresidenta y portavoz del Govern, Neus Munté
Alejandro Tercero
Martes, 1.09.2015 21:05

"[Las declaraciones de Merkel] no suponen expresar una opinión política personal de rechazo hacia el proceso que se está viviendo en Cataluña, que es, tal vez, lo que el Gobierno del señor Rajoy esperaba después haber hablado tanto y tanto de este encuentro y del posible posicionamiento de la canciller".

Así respondía este martes, la vicepresidenta y portavoz de la Generalitat, Neus Munté, a las advertencias lanzadas horas antes por la canciller alemana en relación al plan independentista que promueve Artur Mas.

Merkel, contundente frente al independentismo

Lo cierto es que Merkel fue mucho más contundente de lo que pretende el Govern y aseguró que tenía "una posición muy parecida" a la de Rajoy en la cuestión secesionista.

"Todos tenemos que respetar los tratados de la UE que garantizan la soberanía y la integridad territorial de cada Estado, por eso es muy importante que se respete la legalidad nacional e internacional", insistió en una rueda de prensa junto a Rajoy.

El Govern reinterpreta a Merkel

A pesar de ello, Munté ha tratado de buscar algún aspecto positivo y ha destacado que el hecho de que Merkel haya hablado sobre esta cuestión "implica que ha dejado de ser un asunto interno del Govern y del Estado y, por tanto, que tiene trascendencia internacional".

"En diplomacia, tan importante es lo que se dice y cómo se dice, como lo que no se dice", ha insistido la portavoz del Govern.

Un debate incómodo para el independentismo

Sin embargo, en una sola frase, Merkel introdujo tres de los elementos clave que desmontan la estrategia de Mas para internacionalizar su proyecto rupturista: "Tratados de la UE", "integridad territorial" y "legalidad nacional".

En los últimos días, el debate sobre si una secesión unilateral dejaría a Cataluña dentro o fuera de la UE ha vuelto a estar de actualidad.

Los partidarios de la independencia son conscientes de que el temor a quedarse fuera de la UE –como ha advertido las autoridades comunitarias en numerosas ocasiones-- podría hacerles perder votos de cara al 27S, y están dispuestos a tratar de evitarlo a toda costa.

Contradicciones y ambigüedades

El miércoles pasado el presidente de la ANC, Jordi Sànchez, admitió que es "indiscutible" que Cataluña se quedaría fuera de la Unión tras la independencia, aunque horas después se desmintió a sí mismo.

Este lunes, un grupo de economistas de la ANC hizo público un informe denominado 'Una Cataluña independiente dentro de la UE y de la zona euro' y consiguió que la prensa utilizara titulares como 'Un informe de la ANC sitúa una Cataluña independiente dentro de la UE'.

En realidad, el informe no da argumentos jurídicos que avalen la continuidad de Cataluña en la UE, sino que defiende que lo que “interesa” a España, a la UE, al BCE, al FMI y a los inversores internacionales es que Cataluña forme parte de la UE, lo que es una cosa bien distinta.

Respuesta de Borrell y Piris

Pero también han salido voces en sentido contrario. Las más contundentes han sido las del ex ministro socialista y ex presidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, y la del ex director de los servicios jurídicos del Consejo Europeo Jean-Claude Piris.

Borrell tildó a los independentistas de "embaucadores" y "mentirosos" por prometer que la secesión no dejaría a Cataluña fuera de la UE. Y Piris calificó de "ilusorio" pretender creer que el proyecto independentista recibiría apoyos del resto de países comunitarios.