El juez imputa al ex alcalde socialista de Sant Adrià por prevaricación, estafa y cohecho

Jesús Canga Castaño ha sido citado a declarar por la controvertida adjudicación de un complejo lúdico en las piscinas municipales

2 min
El ex alcalde de Sant Adrià Jesús Canga con una imagen de la discoteca Atlantida Beach Club de fondo.
Carlos Quílez
Lunes, 28.09.2015 21:17

El juez de instrucción número 2 de Badalona ha citado a declarar en calidad de imputado al ex alcalde de Sant Adrià del Besós y ex presidente del Consell Comarcal del Barcelonés, Jesús Canga Castaño, acusado de prevaricación, estafa y cohecho.

Canga será interrogado el día 5 de octubre en relación con la concesión presuntamente irregular de un espacio lúdico en los terrenos que ocupa la actual instalación de la piscina municipal.

Alcalde poco trasparente

Los hechos se remontan a 2008. Según la querella presentada por unos particulares, el entonces alcalde, valiéndose del decreto de sequia del 2008 que propició la suspensión de las actividades acuáticas de la instalación deportiva, concedió al empresario Emilio Fernández el contrato para la instalación de un complejo lúdico en los terrenos de esa zona deportiva.

Según la querella, a la que ha tenido acceso Crónica Global, aquella concesión fue una “otorgación a medida”. En 2009, el llamado decreto de sequia se suprimió pero, sin embargo, el alcalde renovó la concesión de la explotación a la empresa GIM Sports de Emilio Fernández que, a su vez, subcontrataba a otras sociedades la explotación del los bares y salas de copas instalados en la zona.

Propiedad del Consell Comarcal

La querella enumera distintas irregularidades en la actuación del alcalde. Una de ellas se refiere a la poco trasparente concesión de las licencias lúdicas sobre unos terrenos que, en realidad, no eran propiedad municipal sino del Consell Comarcal.

Las distintas sociedades controladas por Fernández continuaron con la explotación del negocio hasta el año 2012 momento en que el ayuntamiento de Sant Adrià, para sorpresa de todos, se sacó de la manga un decreto que anulaba dicha concesión y la otorgaba a un importante holding empresarial (propietario de la sala Amnesia de Sitges y Amnesia de Ibiza), para su explotación.

Las empresas subcontratadas son las damnificadas por la gestión poco trasparente y nada ortodoxa del anterior equipo de gobierno municipal. El juez ha iniciado esta indagación al objeto de saber si, al margen de posibles irregularidades administrativas, Canga habría recibido algún tipo de compensación por la concesión de las controvertidas licencias.