Evaristo Mejide y Rocío Carrasco se casan, pero no entre ellos

6 min

Familias rotas, dramas y dramones en una semana negra en la prensa del corazón. Teresa Campos desolada por la muerte de su hermana y con problemas económicos. En Hola pasan de Preysler a Rociíto

Pablo Planas
Domingo, 27.09.2015 03:31

Debe ser duro pasar del glamúr de Isabel y Mario al destartalamiento indumentario y general de Rocío Carrasco y Fidel Albiac, pues ellos son los que suceden a la diva de las baldosas y al nobel Vargas Llosa en la portada del Hola, el boe de la petardería con dinero e ínfulas. No es justo pasar de una fiesta en Manhattan, aunque sea por los suelos de Porcelanosa al anuncio de boda de una pareja que lleva tropecientos mil años en los papeles rosa. Ahora, eso sí, si con Isabel se agotaron los recursos del photoshop; a estos ni agua. Salen tal cual, con todas sus humanas imperfecciones y ese pelo imposible de Rocío, sienes rapadas por un demente con tijeras y navaja de afeitar y el resto pasado por una freidora. A él se le ven hasta los puntos negros de la nariz.

Que se casan dicen. Y lo dicen bajo el cintillo "Exclusiva", que hay que tener poco material para llegar a ese extremo tomatero. Quince años de relación y la boda será en primavera, discreta e íntima. Verlo para creerlo si el anuncio del compromiso es portada couché.

Abajo, Michelle Obama y Doña Letizia, que cumplió 43 años durante el viaje oficial a los Estados Unidos.

La Reina se desplaza con un baúl tamaño contenedor del puerto. Dice la revista que exhibió hasta siete "looks" y cinco peinados. Fue un desplazamiento importantísimo, sobre todo el que realizó Doña Letizia con unos tacones de doce centímetros por el huerto de los Obama, con sus puerros, zanahorias, calabazas y calabacines. Michelle, claro, llevaba zapato plano. De lo contrario habrían parecido la versión femenina del dúo sacapuntas.

Mucha risa, pero las revistas del corazón también llevan dramas. En Lecturas, la de Teresa Campos es la foto de portada. Se le ha muerto una hermana, su hija Terelu tiene problemas sentimentales, hay "algún contratiempo económico" y ha perdido diez kilos, de peso. Así lo cuenta la revista, pero empezando por los diez kilos de peso, prueba al parecer irrefutable de que alguien está bien jodido. Su cara es un poema, como su vida. ¿Venden las revistas que cuentan desgracias? Será que la gente tiene un punto perverso.

Semana aborda un cirio "familiar". La madre de la hija de Escassi, Mercedes Barrachina, dice que "Anna está hipnotizada con Álvaro y no quiere saber nada de mí". Se tiene que ganar mucho dinero explicando esas cosas.

El álbum de fotos de Risto Mejide y su novia es el motivo del zasca de la semana en la revista ídem. Emplean el adjetivo "empalagoso", que en el caso que nos ocupa es una muestra de contención, respeto y lenguaje políticamente correcto. Véanlo ustedes mismos si quieren y juzguen si Semana no es una revista fina y elegante. Hay parejas que en público no paran de sobarse. Estás probando unas croquetas de rabo de toro y en la mesa de al lado una pareja se encela en arrumacos, caricias e insinuaciones mientras comparten platos. Sería más decente que pasaran directamente a la acción. Y luego, a comer, que dicen que entra hambre. Pues lo de Evaristo Mejide es eso, pero poniendo los labios como el hombre de Martini. Patético, ególatra, chusco, diabético y quién sabe si amor más falso que una moneda de tres euros. Lo que empieza tan bien en apariencia suele acabar fatal. Ojalá que no les pase y ojalá que cancelen la cuenta de instagram, twitter, facebook o donde quiera que depositen esos fragmentos de identidad tuneada.

Más madera. Información no apta para gente que necesita ansiolíticos. Chabelita, la hija de Isabel Pantoja, ha vuelto con su novio, un tal Alejandro Albalá, chaval de ceja depilada, como Cristiano Ronaldo, y vaqueros rotos por la rodilla. Ella luce una camiseta indescriptible y unos zapatos con plataforma para estar a la altura del chico. Se conoce que Chabelita se dio una fiesta, pero le ha pedido perdón al novio y llamó a la tele para reconocer el pecado. La madre sigue en la cárcel y su última pareja, Julián Muñoz, también entre rejas, ha sido ingresado de urgencias por una angina de pecho.

En el Qué me dices! salen Makoke y Diego Matamoros. Más líos familiares. Que Matamoros se lleva mal con su hijo, según cuenta la pareja del padre. O sea, vistas la revistas, o te cortas las venas o te las dejas largas. Ni un ápice de vida inteligente asoma la gaita. Y por si no fuera suficiente, que Pitita le ha dicho a la otra que el fin del mundo se acerca. Pitita, un ABC del pasado junio y Quim Monzó hoy en La Vanguardia para pedir el voto. Entre el 20 y el 28 está previsto, al parecer, el apocalípsis, lo que el escritor aprovecha para decirle a la gente que si votan a Baños, el "cupaire" no pasará nada en comparación con el choque de un asteroide contra la Tierra.

Aún así falta por comentar la revista Cuore, que me dicen que está dirigida a un público treintañero y cultivado. Muy cultivado. El doctor Trilladas nos advierte de cara a las elecciones presentes y futuras que más de diez millones de españoles, muchos con estudios superiores, tienen problemas de comprensión lectora y numérica. Pues debe ser por eso que en la revista han descubierto ahora que las estrellas de la canción, del cine y de la vida muelle salen retocadas en las fotos publicitarias y de las revistas. Lo dicen en primer lugar por las pantorrillas de Jennifer López. Gran hallazgo. Pero lo más bestia está en la página dos de la revista. Un amigo del último novio de Miley Cirus enseña la chorra a los fotógrafos al salir de un restaurante en Malibú. Dicen que es "el típico colega graciosete", pero no dan el nombre. Es lo que hay.