Francesc de Carreras: "Cataluña es una sociedad dominada por el fanatismo"

Tres de los promotores de Ciudadanos --y su primer secretario general-- aprovechan el décimo aniversario del manifiesto que dio origen al partido para criticar duramente la deriva actual del nacionalismo

4 min
José Lázaro, Francesc de Carreras, Antonio Robles, Jordi Bernal, Arcadi Espada y Félix Ovejero
Alejandro Tercero
Lunes, 7.09.2015 21:02

Francesc de Carreras, Arcadi Espada, Félix Ovejero y Antonio Robles --tres de los promotores de Ciudadanos y su primer secretario general, respectivamente— han cargado con dureza contra la actual “deriva” del nacionalismo y del independentismo catalán, llegando a calificarlo de “fanático” y “delirante”.

Así lo han hecho este lunes durante le presentación de la reedición de tres libros sobre la historia de la formación naranja (‘Ciudadanos. Sed realistas: decid lo indecible’, editado por José Lázaro y Jordi Bernal; ‘Viajando con Ciutadans’, de Jordi Bernal; y ‘La creación de Ciudadanos: un largo camino’, de Antonio Robles), aprovechando el décimo aniversario de la publicación del manifiesto de Ciudadanos de Cataluña, que dio lugar a la creación del partido.

Críticas a la carta de Mas en El País

“Cataluña es una sociedad dominada por el fanatismo”, ha asegurado Carreras, quien ha puesto como ejemplo la carta del presidente de la Generalitat, Artur Mas, publicado este domingo en El País. “Es uno de los delirios más grandes que he podido leer. Estamos absolutamente locos en este país cuando el presidente de la Generalitat puede decir semejantes ofensas”, ha lamentado. Y ha denunciado que el reflejo de ese fanatismo es la manifestación independentista de la Diada.

Según Carreras, hace diez años los promotores de Ciudadanos preveían que se llegaría a esta situación y por eso dieron un paso adelante. “Hemos fracasado en evitar esto pero, al menos, la sociedad está mucho más preparada y concienciada que antes”, ha añadido.

“Estamos en un momento prefascista”

El catedrático de Derecho Constitucional ha considerado que “estamos en un momento prefascista”, “no como en los años 30 ó 40 del siglo pasado, pero sí como antes del año 33, cuando Hitler subió al poder y se cargó las instituciones, como prevé la hoja de ruta independentista”.

“Se está preparando un golpe de Estado cuando una hoja de ruta prevé prescindir de la legalidad vigente”, ha subrayado, y se ha posicionado a favor de la reforma de la Ley del Tribunal Constitucional propuesta por el PP, aunque no de la forma como la ha presentado, de la mano del candidato popular a la Generalitat.

"En poco tiempo esta deriva tocará fondo"

Arcadi Espada ha considerado que, diez años después, se ha confirmado que era necesario un partido como Ciudadanos en Cataluña, que “apostaba por el restablecimiento de la normalidad”. Sin embargo, ha reconocido que “el delirio consustancial de la vida política catalana ha llegado a tal extremo que podemos darnos por fracasados”.

Espada --que ha lamentado la “traición” del catalanismo- ha augurado que “esta deriva solo acabará cuando toque fondo”, y que esto ocurrirá “dentro de poco tiempo, de una forma u otra” --espera que con “la derrota del nacionalismo”--, y será entonces cuando “cada uno sabrá apreciar lo que significa en una sociedad la estabilidad y el sentido común”.

"Enajenación mental" nacionalista

Félix Ovejero se ha mostrado “menos optimista” que Espada, y ha alertado de que “el lenguaje” nacionalista es consecuencia de una situación de “enajenación mental” que se viene produciendo desde hace tiempo.

Para el catedrático universitario, hace diez años la creación de Ciudadanos significó “mirar esa locura de frente” para dejarla en “evidencia”.

“Estamos ganando la batalla al nacionalismo”

Finalmente, Antonio Robles ha destacado la importancia de dejar testimonio escrito de “la historia de la resistencia al nacionalismo en Cataluña”, y ha señalado que “creo que estamos ganando la batalla”, especialmente con la perspectiva de los años 80 y 90, cuando “estábamos solos”.

En todo caso, Robles ha advertido de que al nacionalismo hay que plantarle cara desde “la ilustración y la racionalidad”, o “esto acabará mal”.

Comentar