Google contra marketplaces: la guerra está servida

El buscador incluye un botón 'comprar' para hacer frente a Amazon o eBay

5 min
Resultado de una búsqueda en Google, en un dispositivo móvil.
Javier Gázquez
Martes, 29.09.2015 15:17

Internet es un medio en constante movimiento y evolución, un organismo vivo que no tiene ningún tipo de piedad con nadie, ni siquiera con aquellos que han alcanzado las mieles del éxito. A lo largo del tiempo se ha visto caer a enormes titanes de la red, y las malas lenguas dicen que, antes o después, Google se podría encontrar entre la espada y la pared. Principalmente por el empuje del que están haciendo gala los marketplaces, cuya fuerza y crecimiento ha llevado a que la empresa del buscador más usado del mundo se tenga que replantear muchas cosas.

Cuando se comprobó que Google comenzaba a "manipular" los resultados de búsqueda, con el objetivo de beneficiar sus propios servicios y de imponer una ley del más fuerte en base a las campañas publicitarias de Adwords, no fueron pocas las empresas que se preocuparon. Quien había sido un aliado fiel y un socio de futuro se empezaba a dejar llevar por un lado oscuro cada vez más remarcado. Era hora de actuar contra Google.

Amoazon y eBay, los grandes rivales

Muchos negocios, fabricantes y empresas que comercian productos comenzaron a ver que los marketplaces eran la solución. Lugares como Amazon o eBay, que comenzaron prácticamente de la nada y se han acabado convirtiendo en el pan nuestro de cada día en la red, se han ido consolidando como el lugar ideal para vender cualquier tipo de producto. Ya no interesa tanto invertir en Adwords cuando se puede ofertar un artículo en estos marketplaces, donde hay una mejor relación con el proveedor y en los que las ventas están prácticamente aseguradas.

Porque, al fin y al cabo, el valor añadido de los marketplaces frente al posicionamiento en las búsquedas de Google es saber que quién entra en ellos ya tiene la intención de comprar algo. Que luego lo compre o no lo compre es diferente, pero de base ha entrado en uno de estos marketplaces con el objetivo de realizar una búsqueda y posterior compra. Una búsqueda que realizan directamente en lugares como eBay o Amazon o algún marketplace español como Hispazon. Y lo hacen saltándose el intermediario, que en este caso sería el motor de búsqueda de Google. ¿Para qué perder tiempo entre resultados patrocinados de Google cuando podemos entrar directamente a un marketplace y buscar aquello que nos interesa?

La experiencia y el mimo que los marketplaces están depositando en todas sus decisiones, novedades e incorporaciones de producto, ha ayudado a que los clientes cada vez tengan más costumbre de acceder directamente a ellos. Y, con esta situación, las búsquedas de Google han ido decayendo en cuanto a lo que se refiere al sentido comercial.

El botón 'Comprar' de Google

Ante esta situación, Google, que es un perro viejo difícil de callar, no ha tardado en buscar una forma de salirse con la suya y seguir liderando el sector online por todos los medios posibles. ¿Su iniciativa para golpear con dureza a los marketplaces? La inclusión del botón Comprar en los resultados de búsqueda, aunque de momento solo en dispositivos móviles.

De esta manera Google reconoce al enemigo, le saluda, pero rápidamente le devuelve el golpe con contundencia. Si el liderazgo en búsquedas web que tiene Google se combina con la presencia del botón Comprar, se puede dar por supuesto que todo volverá a girar para acabar, una vez más, del lado del buscador. O al menos eso es lo que pretende la compañía con este agresivo plan que no esconde el miedo que siente por lo que pueden llegar a conseguir los marketplaces.

Pero mientras Google introduce esta novedad, los marketplaces continúan reafirmando su posición de relevancia en la red. Son cada vez más utilizados por usuarios de todo el mundo, aumentan sus posibilidades y su transparencia con el público. De forma paralela, Google trata de huir de las acusaciones que le llegan desde distintos frentes y que amenazan con que algún día la empresa tenga que hacer frente a algo más que un amplio catálogo de competidores.

¿Quién vencerá?

El debate está servido y hoy por hoy resulta inviable llegar a la conclusión de quién será el que se lleve el gato al agua en los próximos años. ¿Mantendrá Google su liderazgo a través de decisiones agresivas? ¿O serán los marketplaces los que revolucionarán Internet de una vez por todas para cambiar las costumbres de los usuarios? El toma y daca no podía ser más emocionante.

¿Se verá el sector servicios --decoración, interiorismo o reformas, por ejemplo-- afectado por este combate digital de pesos pesados?