La CUP denuncia que Transportes de Barcelona es un "cementerio de elefantes" de cargos electos

Piden explicaciones sobre "sueldos fuera de convenio" de directivos de TMB

2 min
Un autobús de TMB, en una imagen de archivo.
Redacción
Martes, 8.09.2015 21:19

La CUP del Ayuntamiento de Barcelona ha cargado este martes contra lo que consideran que es una "opacidad" en el nombramiento de cargos directivos y en sus sueldos en Transports Metropolitans de Barcelona, la empresa pública que gestiona el transporte urbano y metropolitano, y que preside la concejal de movilidad del consistorio barcelonés, Mercedes Vidal. La formación cupaire, no obstante, no ataca tanto la gestión del equipo de Ada Colau, sino que se remonta a los anteriores gobiernos municipales.

Coches oficiales y plazas de párking

La CUP ha presentado una "petición de información" a TMB -dirigida personalmente a Vidal-, en la que pide una serie de información de gastos sobre la empresa. Solicita datos como el número de coches oficiales de TMB, de plazas de párking o de coste de bufetes de abogados externos. Y, muy especialmente, pregunta sobre el sueldo de determinados cargos directivos.

En concreto, la CUP pide los "sueldos brutos individualizados de todo el personal fuera de convenio" de TMB. La empresa explica que un 8% de su plantilla recibe una remuneración fuera de convenio, aunque no presenta sueldos individuales. La CUP cree que se trata de una maniobra para "evitar dar a conocer sus sueldos a la población".

"Cargos creados 'ad hoc"

Además, la formación cupaire sostiene que, en años anteriores, la dirección de TMB "ha despilfarrado dinero público en centenares de cargos creados ad hoc para colocar personas afines al PSC, y también a otros partidos". Creen también que TMB se ha convertido en el "cementerio de elefantes donde se jubilan antiguos cargos electos" de los Ayuntamientos del área metropolitana.

TMB está participada al 50% por Transports de Barcelona, que gestiona las líneas de autobús, y Ferrocarril Metropolità de Barcelona, que gestiona el servicio -pero no la infraestructura- del metro. Ambas empresas están controladas por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Esta institución está gobernada por concejales de 36 ayuntamientos metropolitanos, según su peso demográfico. El Ayuntamiento de Barcelona tiene siempre por este motivo un peso determinante en AMB, y su presidenta es ahora la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau. Lo cual no quiere decir en absoluto que BComú y sus aliados de la izquierda alternativa controlen el organismo.

Comentar