La Diada de Rahola y la "realidad hispánica" de Jiménez Losantos

11 min

Día de la marmota soberanista, que dará la cifra de dos millones en la Meridiana, según La Razón. La encuesta del CIS predice mayoría absoluta para JPS y las CUP con menos de la mitad de los votos

Pablo Planas
Viernes, 11.09.2015 08:57

ABC: La independencia logra mayoría absoluta en escaños con sólo el 44% de votos

El País: Arranca una campaña decisiva con ligera ventaja secesionista

El Mundo: El Cis confirma la fractura social ante el reto soberanista

La Razón: La manipulación del acto de la Diada: "Si a la chica se le rompe la voz, mejor"

El Punt Avui: El último esfuerzo

El Periódico: Diada electoral

La Vanguardia: El ajustado sondeo del CIS abre una campaña decisiva

Cinco Días: El Santander evita que Basilea le penalice en capital por su esquema de filiales

El Economista: Brasil castiga a las empresas españolas al caer a bono basura

Expansión: El Corte Inglés rebaja el coste de su deuda

Un infierno. No dejaron piedra sobre piedra. Arrasaron y robaron, saquearon y violaron. Lo destrozaron todo. Pilar Rahola todavía se acuerda y siente un escalofrío ante la brutalidad borbónica y la sed de sangre de los malditos castellanos. Pirañas de secano. Fue terrible. Como sería la cosa que han pasado tres siglos y un año y aún quedan restos humeantes de la batalla. La antedicha Rahola, mito de la resistencia, leyenda de la guerrilla, insurgente coronela, pura heroína, lo anota en su diario, La Vanguardia: "Fue una derrota cruenta y brutal, pero la hemos convertido en una fiesta.Y aunque es exigible la autocrítica, es evidente que algunas cosas las hacemos muy bien. Lisa y llanamente, podemos sentirnos orgullosos de esta vieja nación, tan a menudo violentada, que ha sabido sobreponerse a las inclemencias de la historia con una sonrisa sublevada. Esta es una de las grandezas de la Diada, que hemos decidido sublevarnos con civismo y alegría. Y probablemente también es una de nuestras fortalezas, porque es muy difícil vencer a un pueblo que sonríe".

Henchida de emoción continúa la gran columnista: "Hoy es, sin duda, una de las Diadas más importantes de la historia de Catalunya, porque está a las puertas del desafío más rotundo que los catalanes hemos hecho en España desde la pérdida de nuestros derechos. Además, por primera vez, y con permiso del ministro bocazas, el Estado no puede reprimir el órdago catalán con las armas, y la necesidad de resolver por la política un conflicto político y ciudadano, los deja desconcertados. No están muy acostumbrados, porque han concebido España como un Estado de fuerza e imposición y no como un lugar de encuentro".

Un pedazo de fiesta la Diada con los torvos fachas madrileños estupefactos ante la coreografía de masas a la catalana, los gráciles movimientos de la ingente multitud convertida en orquesta sinfónica. El milagro de San Pafnucio, la multiplicación de los manifestantes y de los panes.

Menos prosaico se muestra Joaquim Coll en El Periódico, quien tras calificar el asunto de esta tarde de viernes como una exhibición coreana añade: "No es posible «imponer unilateralmente la independencia de una parte del territorio al margen del Estado democrático y de una parte de esa misma sociedad», escribía ayer Álvaro García Ortiz, presidente de la Unión Progresista de Fiscales. Por tanto, eso no va a ocurrir, ni «la independencia va a llegar porque lo diga el Parlament», añadía el expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell. Lo que está en juego es otra cosa, que se le parece, pero que no es lo mismo. Se dirime si el separatismo sale vivo, medio vivo o muerto del autoplebiscito que ha convocado el 'president' Mas. La mayoría de las encuestas difundidas hasta hoy señalan que saldrá medio vivo, control mayoritario de la Cámara con los apoyos de la CUP, pero lejos de tener mayoría absoluta en votos. Sin fuerza para dar el gran salto antes de estrellarse, pero conservando el poder con el que seguir dándonos la lata un tiempo más".

La lata, la brasa y el coñazo. En El Mundo glosa la situación catalana Federico Jiménez Losantos, que le arrea un sopapo épico al titular de Exteriores y delegado rajoyita para Cataluña: "Margallo, la vanidad hecha ministro, ha conseguido que García Albiol haga el ridículo por tercera vez en diez días, igualando así la marca olímpica de González & Juliana en Can Godó. Albiol, candidato del PP, ha presentado el recurso sobre la normativa del Constitucional para "acabar con la broma". De risa. Albiol ha ofrecido a Ciudadanos un "decálogo" de cinco puntos sobre la unidad de España copiando la moción presentada por Cs en 11 parlamentos autonómicos. De pena. Y ayer, pese a su condición de ala-pivot, Albiol no impidió que Margallo se colara hasta la cocina y se cargara su discurso sobre Cataluña, asunto predilecto del amigonistro de Rajoy y en el que siempre desbarra".

Continúa Jiménez Losantos: "Mientras el PP intenta que Albiol frene a Ciudadanos -único rival para Rajoy en las elecciones catalanas-, Margallo va y ofrece la cesión total del IRPF a la Generalidad y negociar el reconocimiento del "hecho catalán" "en la realidad hispánica". Salvo que Montoro extienda el Fondo de Liquidez Autonómica a la quebrada Puerto Rico, el "encaje hispánico" de Cataluña lo lograron los Pujol al hacerse con el Puerto de Rosario, cuna de Messi, a la que se volvió su hermana porque no encajaba la "inmersión" lingüística en catalán. Ningún Estado hispánico aceptaría el 'apartheid' que España acepta para la lengua común, aquí nacida y sólo aquí perseguida".

La Diada merece un suculento apunte literario por parte de Francisco Rico en El País. Sostiene el académico: "El independentismo voceado en los últimos años no es más que un avatar de las universales, eternas rencillas aldeanas de Villar del Campo y Villar del Río. A falta de razones y agravios de algún peso que justifiquen la secesión, recurre a la tergiversación, los espejismos o el puro desvarío. El ejemplo más notorio es la interpretación del 11 de septiembre de 1714 de rigor en el separatismo: no ya episodio de un conflicto con raíces y dimensiones europeas y peninsulares, con catalanes en todos los bandos y “por la libertad de toda España”, sino el estallido de una batalla de Cataluña entera por la independencia y el arranque de “la opresión nacional del pueblo catalán”".

Más: "Cataluña contra España, Tirant contra Quijote. Otro 11 de septiembre. Se trata ahora de introducir la discordia donde reina una impecable armonía, y ello con el doble objetivo, en concreto, de negar como extraño el Quijote y oponerle un supuesto paralelo específicamente catalán. La verdad es que en el Principado se ha rendido siempre a la novela de Cervantes un culto próximo a la idolatría y que por desgracia el Tirant ha sido objeto de un aprecio incomparablemente por debajo de lo que merece esa obra maestra".

Y: "A lo largo de cuatro siglos, los catalanes han amado el Quijote como ningún otro libro. Lo han hecho guiados por el gusto literario, pero también por comprensibles sentimientos de patriotismo satisfecho ante los elogios que el autor les dirige, por su defensa de las lenguas vernáculas o el deslumbramiento con que contempla Barcelona. De ahí que el Quijote haya sido editado en Cataluña más que en cualquier otro lugar de España, coleccionado con más entusiasmo y competencia, recreado en todas las maneras posibles..."

Dos notas informativas. En el rotativo de Prisa Pere Rios y Miquel Noguer enhebran campaña y encuesta del CIS: "La campaña para las elecciones autonómicas de Cataluña ha arrancado hoy con una mínima ventaja para los partidos secesionistas. Según el sondeo del CIS, publicado ayer, Junts pel Sí (60-61) y la CUP (8) obtendrían una ajustada mayoría absoluta en escaños —solo uno de diferencia—, aunque el porcentaje de votos alcanzaría el 44% (38% para la lista conjunta de CDC y ERC)".

Siguen: "En su discurso con motivo de la Diada, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, llamó ayer a asumir “la decisión de la mayoría” el 27-S. Las candidaturas partidarias de la independencia de Cataluña podrían obtener una ajustada mayoría absoluta en escaños, pero no en votos, en las elecciones del próximo 27 de septiembre".

En La Razón Carmen Morodo explica parte del montaje de esta tarde, la dramatización del magno evento: "El movimiento independentista lo tiene todo medido al milímetro para sacar el mayor rendimiento posible para su causa de la celebración de la Diada. La Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) actúa cada vez con más vida propia y autonomía, de la mano de otras organizaciones independentistas y con CDC y ERC moviéndose a su paso. Está todo tan previsto que hasta han señalado por adelantado cuál es la cifra mágica de participación, que oficializarán después de la manifestación de la Diada, unos dos millones de asistentes. Aunque las previsiones reales apunten más a que la movilización está más cercana a la cifra del millón, y si acaso, tirando a lo alto, el millón y medio".

Y menos de un millón. La superficie a ocupar son trescientos mil metros cuadrados. En un metro cuadrado caben dos personas que se quieren y tres que se abrazan.

Obituario. Matías Nieto König traza el retrato de Schommer: "Alberto Schommer nació con genes fotográficos hace 87 años y un día. Hijo de un fotógrafo alemán que a comienzos del siglo XX se afincó en España. Vio la luz en Vitoria y durante toda su vida estuvo muy vinculado al País Vasco. Estudió en Alemania y trabajó en París con Balenciaga, pero al final decidió volver a Madrid para empezar su prolífico trabajo publicitario. Estuvo presente en el grupo fotográfico AFAL con todos los grandes fotógrafos de la época, como Masats, Cualladó, Pérez Siquier, Ontañón y Catalá Roca, entre otros. Ellos marcaron la renovación de la fotografía española en la segunda mitad del siglo pasado".

Sigue: "Sus retratos fueron evolucionando: pasó del blanco y negro al color, y optó por ser más elaborado o más íntimo. En los años ochenta su cámara retrataba a cualquier personaje que tuviera alguna relevanancia en la vida política, económica, cultural y social en España. Fue considerado el retratista de la Transición. Aunque estas fotografías estaban muy influenciadas porpor Irving Penn, se llegaron a valorar en España como un estilo propio. Sobre todo por el hecho de que no hubo personaje que se resistiera. Sus fotografías no dejaban indiferente a nadie".

11 de septiembre. Santos Pafnucio de Egipto, Adelfio de Luxeuil, Daniel Wyn, Elías Espeleota, Juan Gabriel Perboyre, Leudino y Paolente.

Comentar