La funcionaria que dimitió por las irregularidades en Son Espases

Pilar Ramos dice ante el juez que dejó su cargo porque "había muchas cosas que no entendía” en el proceso de adjudicación del hospital que ella debía supervisar

3 min
El hospital balear Son Espases con Jaume Matas, en primer término, y Florentino Pérez, detrás.
Carlos Ballfogó
Lunes, 21.09.2015 14:12

“Había muchas cosas que no entendía y acabé dimitiendo”. Así se ha manifestado la secretaria de la mesa de contratación de los trabajos de construcción del hospital mallorquín de Son Espases, Pilar Ramos, respecto al proceso de adjudicación.

La que fuese encargada de redactar las actas de las reuniones de la mesa ha sido contundente durante la declaración que este lunes ha prestado en calidad de testigo ante el juez José Castro, encargado de instruir las investigaciones en torno al presunto amaño de la concesión de unas obras que terminaron en manos de Dragados y FCC, a pesar de que OHL figuraba como la constructora mejor situada en las valoraciones iniciales.

22 declaraciones más

El magistrado ha dado inicio a la ronda de testificales previstas durante los próximos días sobre el presunto rosario de ilegalidades que afectaron a la adjudicación: un total de 22 declaraciones con las que Castro quiere llegar al fondo del proceso y a los instantes concretos en que se produjeron las decisiones clave para decantar el procedimiento hacia un lado u otro.

La secretaria ha recordado que durante el proceso se encontró con irregularidades que, según ha asegurado, no había visto antes, entre ellas el hecho de que en una ocasión le pusieran sobre su mesa un acta ya redactada de una reunión que aún no se había producido.

La prensa informaba antes de ahora 

Otras, ha aseverado, habían sido modificadas. También ha relatado cómo la prensa informaba de decisiones de la mesa que ni siquiera habían pasado por sus manos, como la circunstancia de que, después de que trascendiera que OHL tenía todos los puntos para resultar ganadora, se publicase que el órgano de contratación iba a pedir un informe al Consejo Consultivo balear para ver qué opinaba al respecto.

Según la Fiscalía Anticorrupción, fue el ex presidente del Gobierno autonómico, Jaume Matas, quien, una vez que la filtración salió a la luz, ordenó a través de su entonces consejera de Salud, Aina Castillo, que la mesa solicitase un informe a la institución consultiva para dar apariencia de legalidad y objetividad al proceso.

¿Hubo comisiones?

Finalmente, los informes elaborados por varios colegios profesionales decantaron el procedimiento a favor de Dragados, una de las filiales de Florentino Pérez. El juez Castro investiga si hubo comisiones de por medio, para lo cual previsiblemente citará a declarar al presidente del Real Madrid en los Juzgados de Palma.

Ramos, que entonces era además la jefa del servicio de contratación administrativa del Govern, decidió dimitir como secretaria de la mesa. En su intervención en la comisión de investigación que durante varios meses se desarrolló en el Parlamento balear, manifestó que lo sucedido durante el proceso de adjudicación era algo que “no había visto nunca ni lo he vuelto a ver. Pero no sé si es normal”.

Un vocal que no firmó

También ha prestado declaración ante Castro uno de los vocales de la mesa, Javier Vázquez, quien ha recordado cómo el 7 de diciembre de 2006, día en que el órgano de contratación se reunió para proponer la concesión a Dragados, decidió no firmar el acta puesto que no le permitieron hacer constar en el documento su discrepancia respecto a la adjudicación en favor de la filial de ACS.

Vázquez expuso la necesidad de solicitar un informe independiente sobre este asunto, al margen de los que hasta entonces se habían emitido, antes de resolver el proceso. No se solicitó ningún dictamen más.