La Generalitat declara de 'interés público' el telesilla de la urbanización de Teyco en Baqueira

El acuerdo del Gobierno de Artur Mas llega cuando aún hay casos abiertos en los juzgados de Lleida, el TSCJ y el Supremo sobre los presuntos fallos en la promoción de la infraestructura y un grupo de casas con propietarios como Luís Bárcenas

5 min
El telesilla que une el municipio de Naut Aran con la estación de esquí de Baqueira Beret
Cristina Farrés
Domingo, 20.09.2015 00:00

La Generalitat de Cataluña declaró esta semana de “utilidad pública e interés social” el telesilla que une la estación de esquí de Baqueira Beret y el municipio de Naut Aran, en la Vall d’Aran. El Ejecutivo de Artur Mas fundamentó su decisión en que la infraestructura es necesaria para descongestionar el acceso a la pista de esquí y solucionar la carencia de plazas de aparcamiento con el parking subterráneo que está construido al lado. No hizo ningún comentario al litigo que está abierto desde 2004 entre los vecinos de la zona y pendiente de resolver en varios tribunales.

Según fuentes de la Vall d’Aran conocedoras del conflicto, el acuerdo de Gobierno es una forma de blindar la infraestructura y de decantar el fallo de los casos pendientes de resolver por una parte, la del promotor de la urbanización Val de Ruda, una sociedad participada por Teyco y Copisa, Neu 1.500 SL, que se hizo famosa por albergar entre sus vecinos al ex tesorero del PP, Luis Bárcenas.

Áticos por 700.000 euros

Ya era conocida antes por el lujo de la construcción, con 500 pisos, y porque es la única que permite llegar a las pistas de esquí con más caché del país a pie desde la puerta de la vivienda. Por ello, los últimos áticos que se han vendido alcanzan los 700.000 euros señalan los mismos interlocutores.

Otras fuentes cercanas a Copisa --Teyco mantiene un perfil bajo desde que la Guardia Civil registró su sede en agosto y su presidente, Jordi Sumarroca, entró en prisión en el marco de la presunta financiación irregular de CDC, el partido de Mas-- aseguran que la declaración de “utilidad pública e interés social” no tendrá impacto en el litigio urbanístico porque el propietario del telesilla es la estación de esquí y no la sociedad promotora.

Lleida, TSJC y Supremo

Ambas partes coinciden en que enreda más una batalla judicial que tiene lugar de forma simultánea en el contencioso administrativo de Lleida, el Tribual Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y el Tribunal Supremo.

El problema inicial de la construcción del telesilla y la urbanización Val de Ruda es que pasa por encima de otra promoción de lujo de la zona, el edificio Port Bonaigua construido por Núñez y Navarro. Sus exclusivos vecinos denunciaron que el enlace con la estación pasaba demasiado cerca de sus casas y que se dañaba su derecho a la intimidad y a la integridad física.

Licencia anulada en 2009

Este fue el punto de partida inicial. Cuando iniciaron la batalla legal salió a la luz que tanto el telecabina como la urbanización Val de Ruda no incumplía la legislación vigente por varias casuísticas. Destaca que el telesilla no respeta, por muy poco, la distancia obligada con edificios y la promoción no había contado con una evaluación de impacto ambiental.

Por todo ello, el TSJC anuló en 2009 la licencia que el Ayuntamiento de Naut Aran concedió para la urbanización, el aparcamiento subterráneo con capacidad para más de 3.000 vehículos y la base del telecabina. A partir de ese momento, los recursos y contrarecursos judiciales han sido los protagonistas de una pugna en la que incluso se aprobó un plan especial urbanístico para solucionar el conflicto que también fue invalidado en los tribunales.

Autorización de Pujol

“El problema está en cómo se autorizó la urbanización”, manifestaron otras fuentes cercanas a Baqueira Beret. La instalación del telecabina y la promoción de la zona se realizó al final del último mandato de Jordi Pujol en la Generalitat y las presuntas prisas por aprobar el proceso antes de las elecciones propiciaron los fallos que han salido a la luz durante los últimos 11 años.

El alcalde de Naut Aran en el momento en que se autorizó la construcción era Víctor León de Convergència Democràtica Aranesa (CDA), cuyo hermano se quedó con la exclusividad de la venta de la promoción a través de la inmobiliaria que gestionaba en ese momento, según los mismos interlocutores. No se cometió ninguna ilegalidad, pero se señala que es un movimiento poco pulcro en una construcción tan judicializada como esta. Le sucedió otro edil del mismo partido, César Ruiz-Canela.

La estación de esquí, la gran perjudicada

Uno de los grandes perjudicados si finalmente el Supremo decide que la urbanización debe ir al suelo es Baqueira Beret. La estación de esquí fue la que costeó el telesilla con una inversión cercana a los 10 millones de euros.

Nunca ha iniciado ninguno de los procesos judiciales entre comunidades de vecinos, sólo ha participado para “defender sus intereses”, declaran desde el entorno de los dueños de la estación de esquí. En los últimos años han intentado llegar a acuerdos con los vecinos de Port Bonaigua hasta el punto de ofrecer forfaits gratuitos de por vida y compensaciones económicas, pero siempre se han rechazado.

Ahora, esperan que la declaración de “utilidad pública e interés social” aporte seguridad jurídica, por lo menos, en el telesilla. Tienen claro que los litigios perdurarán.