La justicia tumba la propuesta de Reyal Urbis para salir del concurso de acreedores

La inmobiliaria se lanza a la apelación para conseguir el visto bueno a una operación que pasa por un pacto unilateral con Hacienda y aplicar a la deuda bancaria una quita del 80%

2 min
El presidente de Reyal Urbis, Rafael Santamaría
Redacción
Viernes, 25.09.2015 13:15

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha rechazado la propuesta de convenio de acreedores que presentó en febrero Reyan Urbis. El portazo confirma los rumores que en los últimos siete meses se repiten en el sector sobre la voluntad del magistrado de autorizar un acuerdo que pasa por un pacto unilateral con Hacienda (pagar unos 400 millones) y aplicar una quita a la deuda bancaria del 80% (que alcanza los 2.900).

La inmobiliaria presidida por Rafael Santamaría ha avisado de que presentará recurso de apelación del auto con fecha 21 de septiembre. Asimismo, pedirá la suspensión de los efectos que se deriven del rechazo judicial hasta que no se resuelva el recurso.

Evitar la liquidación

Así lo ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Reyal Urbis quiere evitar un nuevo descalabro en un grupo que reconoció su quiebra hace más de dos años con un pasivo de 3.978 millones de euros.

Si no consigue sacar adelante el convenio, la alternativa es la liquidación de la compañía; la venta de sus activos por separado para intentar conseguir el máximo capital posible para devolver el dinero a los acreedores. El grupo intentará evitarla a toda costa y recuerda que su única salida es convertirse en una empresa más pequeña, con menos activos y una deuda asumible.

Sareb, Santander e ICO

La cúpula de Reyal Urbis señala que en la propuesta rechazada por el juez ya incluía la entrega de lotes de activos por sorteo a las entidades financieras para hacer frente al pasivo. Sareb, Santander e ICO son las entidades más expuestas en el concurso. Sus deudas alcanzan los 600 millones, los 480 y los 220, respectivamente.

La lista de entidades incluye otros 20 bancos, ocho de ellos extranjeros. La falta de acuerdo con todos ellos para refinanciar la deuda fue lo que provocó el concurso de acreedores en marzo de 2013.

Se trata de uno de los mayores procesos por volumen de pasivo desde los últimos años, junto a los de Martinsa Fadesa, en liquidación, y las inmobiliarias Nozar, Habitat y Llanera.