¿Es el independentismo un movimiento irracional? (I)

7 min
Domingo, 27.09.2015 03:18

¿Es el independentismo un movimiento irracional? Sin duda lo es para cualquiera que compare las declaraciones y proyectos independentistas con la objetividad de los hechos. Hay una enorme distancia entre sus razones y propósitos y la realidad de los datos y los análisis, especialmente en el terreno económico, jurídico y político. Hablamos entonces de mentiras, falsedades, tergiversaciones y manipulaciones.

El independentismo se ha apropiado hoy de la legitimidad democrática en Cataluña mientras enmascara y utiliza sistemáticamente métodos antidemocráticos

Como el discurso independentista parece inmune a esas críticas y pruebas de realidad, acudimos entonces a otro tipo de apreciaciones: disparate, zafiedad intelectual y marrullería (Javier Marías), locura esencialista (Juan Goytisolo), anacronismo inconcebible (Emilio Lledó), ilusión platónica (Francisco Rico), ficción maligna (Vargas Llosa), etc. Todo esto es válido, responde a un ejercicio de libertad y racionalidad imprescindible, pero algo falla, algo se nos escapa y buena prueba de ello es el tono cada vez más desesperado o derrotista de algunos. Habrá que enfocar el análisis desde otra perspectiva, encarar el problema desde dentro, tratar de comprender la racionalidad y la lógica interna del independentismo.

Lo primero que constatamos es que hay una gran diferencia entre aquello que los independistas dicen ser desde el punto de vista democrático, y lo que son. El independentismo se presenta como un movimiento democrático, pacífico y pacifista. ¿Lo es? El independentismo se ha apropiado hoy de la legitimidad democrática en Cataluña mientras enmascara y utiliza sistemáticamente métodos antidemocráticos. Los ejemplos son innumerables, desde la imposición de la inmersión lingüística (caso único en el mundo) en contra de la lengua propia y materna de la mayoría de la población de Cataluña (incumplimiento incluso de las leyes sobre la enseñanza mínima del español), hasta el proyecto de declaración unilateral de independencia, que el independentismo se propone llevar a cabo sin recabar siquiera el apoyo legal de una mayoría cualificada.

Pero, además, el proceso independentista no es pacífico, por más pacifista que se proclame. Se confunden muchos al comprobar que, en efecto, no existe violencia física ni se recurre a ella por parte del independentismo. Se confunden ignorando, o no queriendo ver, que existen muchas formas de violencia que sí utiliza conscientemente el independentismo. El insulto, la agresión verbal y la marginación de todo aquel que se oponga a la propaganda y los planes separatistas es algo que se ha practicado con inusitada violencia desde los tiempos del grupo terrorista Terra Lliure hasta hoy mismo.

Una prueba de esa violencia encubierta es el miedo que existe hoy a expresar públicamente cualquier idea a favor de España o lo español

Una prueba de esa violencia encubierta es el miedo que existe hoy a expresar públicamente cualquier idea a favor de España o lo español. Lo contrario, en cambio, está socialmente bien visto, como recordarán cuando Rubianes se cagó en la puta España. Podríamos hablar también de la violencia e intimidación (maltrato psicológico) que se ejerce sobre los niños desde la guardería para que no hablen español ni siquiera en el patio. Los dirigentes independentistas saben muy bien que están utilizando estos métodos de presión e intimidación en todos los niveles de la sociedad (no sólo en la escuela, sino en los medios de comunicación, el deporte, la cultura, las instituciones, etc.), mientras incumplen leyes y acusan a los demás de antidemócratas.

Pero el uso perverso de la democracia y la presión intimidatoria no son una prueba de irracionalidad, delirio o falta de pragmatismo, sino el resultado de un plan coherente y fríamente planificado. Los constructores e impulsores del independentismo han sabido muy bien analizar a la sociedad catalana. Con más de un 60% de hispanohablantes de origen español, que nunca vieron incompatible vivir en Cataluña o sentirse catalanes y pertenecer a España, era prácticamente imposible aspirar a la independencia. Para inclinar la balanza había que intentar desligar simbólica y emocionalmente al mayor número posible de esos ciudadanos de la idea de España y lo español. El instrumento más adecuado fue la inmersión lingüística.

Pero se necesitaba algo más. Había que ocupar todos los espacios sociales y culturales desde los que se pudiera expresar y hacer visible el rechazo a España y lo español, mostrar desprecio y desdén hacia cualquier forma de identidad e identificación que no fuera la catalana. Fue necesario emplearse a fondo durante más de tres décadas, con todo tipo de métodos y medios, para construir la oposición irreconciliable Cataluña-España. Alcanzada la hegemonía simbólica, discursiva y moral, y con todo el poder institucional en sus manos, los independentistas han logrado crear una corriente de opinión contra la que resulta muy difícil, arriesgado e incómodo oponerse.

Cuando nos sorprendemos del voto independentista sobrevenido es preciso recordar esta historia de propaganda e imposición antidemocrática y coactiva. No es el resultado del ejercicio del pensamiento, la información y la libre elección de los ciudadanos. El déficit democrático de base invalida los resultados, que serían muy distintos en una sociedad verdaderamente libre y democrática.

Cuando nos sorprendemos del voto independentista sobrevenido es preciso recordar esta historia de propaganda e imposición antidemocrática y coactiva

Pero hay más elementos que, analizados desde la perspectiva del independentismo, otorgan a este movimiento una lógica, racionalidad y pragmatismo que no podemos ignorar ni infravalorar.

La sociedad catalana está hoy dividida, como cualquier sociedad capitalista, en tres grupos: la burguesía acomodada, la clase media y la clase trabajadora. No son grupos homogéneos, ni económica ni culturalmente, pero sí marcan fronteras de desigualdad bastante comprobables: condiciones de vida, propiedad, poder, influencia, consideración social. Aunque el independentismo es uno, no todos los independentistas son iguales.

Si imaginamos una pirámide y situamos en la cúspide a los más ricos y poderosos y en la base a los trabajadores con pocos recursos, observamos que a medida que ascendemos aumenta el número de independentistas. Es fácil comprender que los más acomodados y parte de la clase media tienen un motivo convincente para apuntarse al independentismo: la independencia constituye un medio excelente para aumentar el poder, la influencia y el control social, ascender económica y socialmente y asegurarse un modus vivendi privilegiado. Digamos que la independencia es para todos ellos, de acuerdo a su nivel y ámbito de actuación, un buen negocio. Los de la base, a su modo y nivel, mucho más modesto, también asumen que con la independencia les irá mejor. Como son los que más han sufrido las consecuencias de la crisis, necesitan creer y tener expectativas de mejora, tanto para ellos como para sus hijos.

Podemos preguntarnos cómo es posible diluir todas las diferencias sociales y económicas hasta volverlas irrelevantes frente a la idea de una Cataluña independiente, cómo es posible que se unen en la misma lucha aquéllos que han sido sistemáticamente despreciados, explotados y engañados, con aquéllos que han hecho del robo y el desmantelamiento de los servicios públicos sus señas de identidad más visibles. Cómo es posible que los trabajadores y parte de la clase media se deje llevar por una minoría ambiciosa, insolidaria y corrupta. Podemos lamentarnos, pero no hay duda de que detrás de este éxito hay un plan, una lógica y una habilidad indiscutibles.

Artículos anteriores
¿Quién es... Santiago Trancón?
Santiago Trancón
Profesor y escritor, ha publicado una decena de libros, entre ellos 'En un viejo país' (novela), 'Desvelos de la luz' (poesía), 'Teoría del Teatro' (ensayo) y 'Memorias de un judío sefardí' (biografía). Acaba de publicar 'Huellas judías y leonesas en el Quijote. Redescubrir a Cervantes'. Fue el autor del texto del 'Manifiesto de los 2.300' de Barcelona.
Comentar