Las empresas del 3% al descubierto y el pique entre Felipe y Juliana

14 min

Antón Costas se moja en La Vanguardia y Borrell supera el tercer grado de ese diario. El País saca a la luz la relación de donantes de los convergentes. Sale hasta Pronovias

Pablo Planas
Miércoles, 9.09.2015 08:45

ABC:Manuela Carmena: "No tengan miedo, sé que necesitamos a las empresas"

El Mundo: Un consejero de Díaz acusado de amaño en una obra millonaria

El País: Decenas de empresas pagaron a la fundación de Convergència

La Razón: La disolución de las Cortes no permitirá aplicar el 155 contra Mas

Ara: El govern espanyol fa entrar l'exèrcit en campanya

El Periódico: Fuerte recuperación de los precios de los pisos

El Punt Avui: Perden els papers

La Vanguardia: La judicatura muestra su inquietud por Cataluña

Cinco Días: Inyección para Martorell

El Economista: España ya es el tercer país por inversión inmobiliaria de Europa

Expansión: El Tesoro paga los bonos catalanes

No tienen enmienda. Ven un micrófono y salivean de satisfacción, se les inflama el ego y se les va la pinza por el derrotero de la improvisación. Error fatal y disco duro a la basura. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, en Radio Nacional (de España), fue requerido sobre la relación entre el Ejército y la situación política catalana, impertinencia a la que respondió que no problemo "si todos cumplen con su deber", que viene a ser como la maldita gota tonta, la última, de la micción, que siempre va a parar al forro. Sobraba, es evidente. Lo llega a decir un general y pasa a la reserva en cinco minutos. A eso se aferra la prensa más propiamente soberanista para clamar al cielo y teorizar sobre la hipótesis de una intervención militar. Se dice pronto y se escribe fácil. No se tiene en cuenta, en cambio, que los últimos tanques dignos de tal nombre que tiene el Ejército son de alquiler y están por esos mundos abandonados de la mano de Dios en misión internacional.

Felipe González desmiente a La Vanguardia, cosa que recogen en la portadilla del ABC: "«Esa frase no está en la entrevista, no la pronuncié ni me hicieron esa pregunta». Así de contundente se mostró ayer el expresidente del Gobierno Felipe González al asegurar que no está a favor de reconocer en la Constitución que Cataluña es una nación, afirmación con la que tituló una entrevista «La Vanguardia»".

El diario apelado se explica: "En aras de la precisión, conviene destacar algunos aspectos de la elaboración de la citada entrevista, que tuvo lugar el jueves por la mañana en una oficina del centro de Madrid. Como es praxis habitual en la prensa europea, el texto final fue sometido a la revisión del expresidente y su equipo. El viernes a las 18.46 h, el texto resumido de la entrevista (preguntas y respuestas) fue remitido a su oficina. A las 19.09 h, la comunicación de la citada oficina fue la siguiente: “ Nada que objetar”. Posteriormente no hubo por parte del diario ni adición, ni modificación alguna. El texto que pudieron leer los lectores de La Vanguardia en sus ediciones impresa y digital del pasado sábado tenía el beneplácito de la oficina del expresidente. El titular de la entrevista se infería de una respuesta que no dejaba lugar a dudas".

Y aporta la transcripción literal del episodio:

Pregunta de Enric Juliana: "“¿Usted estaría de acuerdo en que, bien por la vía de una reforma amplia de la Constitución, bien por la vía que sugiere Herrero de Miñón de una nueva disposición adicional, hubiese un reconocimiento explícito de la identidad nacional de Catalunya?”".

Respuesta de Felipe González: "“Absolutamente... absolutamente. Es que no tengo la menor duda...”".

"En el texto final, resumido y remitido a la oficina del presidente González aparecía la expresión “ nación ” (folio tercero). La respuesta de la citada oficina fue: “ Nada que objetar”", concluye.

Bizantina disquisición que requería más bien el uso del derecho de rectificación en los bondadosos términos establecidos por las leyes y la costumbre. Una nueva epístola de González sería lo suyo para que no pudiera alegar algo así como ¿nazi?, ¿nación?, ¿dónde?.

El caso 3% es un filón, un chollo periodístico, una veta inagotable, la fiebre del oro convergente. En El País sacan a la luz los nombres de las empresas paganas, una relación de grandes sociedades por las que los convergentes, como quieren que se les llame ahora, pasaban el platillo porque es más triste pedir que robar y es mejor cogerlo sin más.

El periodista Oriol Güell se apunta el tanto y escribe: "Constructoras y empresas de servicios adjudicatarias de grandes contratos de la Generalitat y de Ayuntamientos de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) copan el listado de los mayores donantes a CatDem, la fundación del partido, de 2008 a 2013, años investigados por la Fiscalía Anticorrupción por el supuesto pago de comisiones ilegales del 3% desde la firma Teyco. CatDem recibió en esos seis ejercicios más de 6,5 millones en donaciones. Las aportaciones de empresas adjudicatarias de las Administraciones controladas por el partido superan ampliamente la mitad de esa cifra. Las constructoras Copisa, Teyco, Tau y ACS, así como el grupo de servicios Agbar y el farmacéutico Esteve, figuran en los primeros lugares de la lista. El Grupo Agbar, responsable de la gestión de aguas en buena parte de Cataluña a través de sus filiales ha sido el mayor donante de la fundación CatDem. Documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS muestran que Sorea y Aquagest, dos filiales del grupo, aportaron a la fundación 715.000 euros, con donaciones superiores a los 100.000 euros entre 2008 y 2011, que descendieron bruscamente hasta desaparecer por completo en el último ejercicio".

Continúa: "Copisa, con 580.000 euros, es la mayor contribuyente de entre las constructoras, el sector que en su conjunto más fondos aportó a CatDem. Las donaciones de esa firma, una de las mayores de la comunidad autónoma, resultan constantes a lo largo del periodo investigado, en las que oscilan entre 75.000 y 115.000 euros por ejercicio. En esos mismos años, la empresa recibió decenas de adjudicaciones del Gobierno catalán. En una, por 10,4 millones, Copisa participa en una UTE para hacer un tramo de la Línea 9 del Metro de Barcelona. Este proyecto ya se ha visto vinculado con otro caso de supuesta financiación ilegal de CDC, el caso Palau, por el que el partido recibió 6,6 millones de Ferrovial, según el juez".

Más: "El tercer gran donante a la fundación CatDem es otro grupo constructor catalán, el Grup Soler, radicado en Manresa (Barcelona) y con varias filiales de obras públicas, energía y servicios relacionados. A través de al menos cuatro filiales, Soler hizo donaciones a la fundación por 539.000 euros. Las adjudicaciones a esta constructora en los últimos años copan varias páginas del Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC), con contratos millonarias en áreas como la construcción de equipamientos, el mantenimiento de comisarías de los Mossos o las telecomunicaciones de sedes de la Generalitat". (...)

Todos los gremios participan en la colecta, según se desprende de la crónica: "La multinacional farmacéutica Esteve, con 325.000 euros, figura como la quinta sociedad con mayores contribuciones a CatDem entre 2008 y 2013. Las aportaciones fueron hechas a través de tres filiales: Laboratorios Esteve, Esteve Química y la filial inmobiliaria Amilcar SA. La sexta mayor contribuyente a la fundación es la multinacional del juego con sede en Terrassa (Barcelona) Cirsa Gaming Corporation, quien dio 100.000 euros en cada uno de los tres últimos ejercicios recogidos en los documentos".

Es interminable y mareante: "Entre las empresas que donaron más de 100.000 euros les siguen TAU Ingeniería y Construcciones Especiales (228.000 euros); la Fundación ACS (210.000); la antigua constructora Comsa (aportó 175.000 euros a través de su filial Tamisa); Acertis Corp (135.000), Construcciones Deco (125.000), el grupo FCC (105.000) y GBI Serveis, sociedad, propiedad de una firma inversora radicado en Holanda. En esta lista de grandes donantes destaca también una empresa textil: el grupo internacional Pronovias".

¡Pronovias! Son insaciables en CDC. El texto íntegro es documentación valiosa para la campaña y acontecimientos subsiguientes. Y despeja dudas. Mas tiene empresarios que le apoyan. No hay duda.

El catedrático Antón Costas reflexiona en La Vanguardia sobre los costes de la secesión. Es un artículo notable: "Quizá porque desde que llegué a Catalunya, a primeros de los años setenta, me tocó vivir una larga etapa de seny y progreso político, nunca había comprendido bien lo de la rauxa catalana. Ahora comienzo a entenderla”.

“Un observador imparcial, que no se juegue nada en el envite y vea los toros desde la barrera, debe de estar intrigado viendo cómo una parte de la sociedad catalana –aproximadamente un tercio del censo electoral– parece haber perdido la aversión al riesgo y se deja ganar por la adrenalina de las apuestas fuertes, del tipo “ todo o nada”. Por la tentación del éxtasis nihilista: la idea de que no hay límites a lo que uno pueda desear”.

“¿Cómo entender esta rage de vouloir conclure de la que ya habló Gustave Flaubert? Hay dos hipótesis. La primera es que ese tercio –en buena parte clases medias profesionales y empleados y funcionarios públicos– piense que hay que aprovechar la ocasión que brinda la crisis para dar un paso adelante y que no hay riesgo para ellos en el envite”.

“Dado que, sea cual sea el resultado de la apuesta, ellos no perderán. Pero me parece una hipótesis cogida por los pelos y un poco ofensiva. La otra es que no sean del todo conscientes de los riesgos a los que puede conducir el experimento de la independencia. O que siéndolo, los minusvaloren. Especialmente aquellos riesgos que los clásicos llamaron los “ efectos no deseados de nuestras acciones”.

“¿Cuáles pueden ser esos efectos no deseados de la independencia? El debate gira alrededor de los costes económicos y de la salida de las instituciones europeas. Pero no son los únicos. Ni los más relevantes. Para mí el riesgo más importante es que, aún sin desearlo, acabemos haciéndonos daño en lo más importante para una sociedad: la convivencia y el progreso social”.

“El verdadero obstáculo para la independencia no es el Estado, sino la pluralidad de la sociedad catalana. Si la gran mayoría de catalanes quisieran la independencia, no habría Estado que lo pudiese impedir. Pero no es así. Tenemos preferencias políticas diferenciadas. Este es un hecho molesto para los independentistas, pero no lo pueden obviar".

En la contra del diario de Godó entrevistan a Josep Borrell. Se ocupa del tercer grado Víctor M. Amela, que no disimula su disgusto. Ciertamente Borrell no parece un personaje para ese espacio, pero replica con desparpajo y se mete de lleno en el intercambio de golpes:

“-Qué quería ser de mayor ?

-Emperador y eremita.

-¿Y qué estudió?

-Ingeniería. Luego, Ciencias Económicas. Y Matemáticas aplicadas en Standford.

-Y todo eso le ha servido para...

-Me incapacitó para decir mentiras matemáticas. Y me irrita mucho escucharlas.

-Y está pensando en...

-En que el déficit fiscal de Catalunya sea de 16.000 millones de euros anuales, dinero que ahorraría independizándose de España.

-¿Es mentira?

-Resulta de uno entre muchos métodos de cálculo, y en ningún caso la independencia reportaría tamaña cantidad.

-Si hace usted el cálculo, ¿qué le sale?

-Lo mismo que a Andreu Mas-Colell: calcula entre 2.400 y 3.000 millones de euros anuales el déficit fiscal de Catalunya.

-¿Lo ve? ¡Catalunya está perdiendo!

-Y para solventar esa exigua diferencia... ¿ hace falta independizarse de España ?

-Para muchos catalanes, sí.

-Pues entonces les digo que los costes y consecuencias de independizarse superarían con creces ese supuesto ahorro fiscal!

(...)

-¿Algo más le ha irritado de este debate?

-Sí: Junqueras y Mas han afirmado que los länder ricos alemanes tienen un tope de solidaridad fiscal. Eso es mentira! Alemania jamás ha calculado balanzas fiscales...

-Ah.

-Los periodistas, ¿por qué no se informan y rebaten afirmaciones infundadas? ¿Por qué entrevistan genuflexos a Junqueras en Catalunya Ràdio?

-Hombre, genuflexos...

-No contrastan lo que dice y lo dan por cierto.

-Y yo de usted sé que es un jacobino y ya se lo descuento...

-“Corren por mis venas gotas de sangre jacobina”, cantaba Antonio Machado. Pues sí! ¿Y sabe qué significa ser jacobino?

-¿Ser centralista?

-“Jacobino es quien tiene un sentido muy fuerte de la justicia”, dice Fabrizio, personaje de Stendhal. Y yo lo tengo. ¿Sabe por qué?

-¿Por qué?

-“El poder central libera; el poder local oprime”: llegaba el comisario revolucionario francés al pueblo remoto y liquidaba al obispo y cacique opresores! Justicia".

Lo cierto es que pregunta más Borrel que Amela...

Notable artículo de Alfonso Rojo en el ABC sobre el drama de los refugiados y la demagogia municipalera. Escribe tal: "Yo, uno más. Estoy dispuesto a acoger un refugiado sirio más que los que Ada Colau, Manuela Carmena y su marido arquitecto o Pablo Iglesias reciban en su hogar, sienten en su mesa y cuiden personalmente con mimo. Siendo de familia numerosa –el mayor de nueve hermanos–, habiendo pasado la niñez interno en los Jesuitas, hecho la mili, compartido «comuna zamorana» con otros estudiantes en mis años universitarios y con tres décadas de corresponsal de guerra a las espaldas, seguro que se me hace más llevadero que a ellos, eso de partir el pan con un extraño. Meto en el paquete al enjambre de tertulianos que claman estos días tanto por abrir de par en par las puertas como por enviar soldados a toda prisa a Siria e Irak para acabar con los decapitadores islámicos".

Continúa Rojo: "Lo de este país llamado España es para hacérselo mirar. No hace ni año y medio que una encuesta del CIS aseguraba que sólo el 16,3 por ciento de la población está dispuesto a tomar las armas para defender a España si es atacada y van ahora los alérgicos al fusil y propugnan «poner botas sobre el terreno» para combatir a sin piedad a Estado Islámico".

La economía va. Los pisos vuelven a subir y el Tesoro se ocupa del roto de los bonos patrióticos de la Generalidad, que vencen el próximo 15 de septiembre, en plena efervescencia soberanista. El vencimiento es por un importe de 1.074 millones. España paga.

9 de septiembre, santos Pedro Claver, Ciarano el joven, Gorgonio de Roma, Jacinto de Sabina, Severiano y Audomaro.