Las imprentas tailandesas dan la espalda al 'New York Times'

Los impresores de la versión tailandesa deciden no imprimir un artículo en primera plana sobre la enfermedad y la sucesión del monarca

2 min
El rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej.
Redacción
Miércoles, 23.09.2015 08:45
Las imprentas tailandesas de la versión internacional del rotativo The New York Times se han negado a publicar la edición de papel de este martes por la aparición de un artículo en primera plana sobre la enfermedad del rey tailandés.

Los impresores han considerado la pieza informativa demasiada sensible en un país que, como señala el diario británico The Guardian, existen leyes muy estrictas en las que criticar el monarca puede ser considerado delito con una pena de hasta más de 15 años de cárcel.

Decisión no consultada a la dirección del periódico

El artículo, titulado La aflicción del rey de Tailandia, crea incertidumbre sobre el futuro de la corona, se centra en el deterioro de la salud del monarca de 87 años de edad, el rey Bhumibol Adulyadej y exponía el dilema abierto en torno a la sucesión.

"La edición de hoy de la Internacional New York Times no fue impreso en Tailandia, ya que incluye un artículo que nuestra imprenta local consideró demasiado sensible su impresión", ha aclarado el periódico a los suscriptores a través de un correo electrónico.

La dirección del célebre rotativo también ha especificado que fue una decisión "tomada únicamente por la imprenta y no está avalado por la International New York Times".

Publicado en el resto de Asia

El artículo sí que fue publicado en la primera plana de otras ediciones del periódico del continente asiático.

El Ministerio de la Información del país tailandés no es la primera vez que censura blogs y sitios web de noticias, incluyendo el Daily Mail por un artículo el año pasado que incluía detalles de la vida privada del príncipe heredero Maha Vajiralongkorn.

La represión a la disidencia es significativa. En abril de este año, un hombre fue encarcelado con una pena de 30 años por haber insultado a la monarquía a través de la red social Facebook.