Cotización Ibex 35

Los consumidores europeos denuncian a Volkswagen

Varias organizaciones, entre ellas la OCU, anuncian una “acción legal conjunta” contra el gigante de la automoción por engañar a los clientes

3 min
Línea de producción del Seat en la planta de Martorell (Barcelona)
Redacción
Jueves, 24.09.2015 12:48

La Organización Europea de Consumidores (Beuc) ha dado el paso. Las organizaciones han anunciado que emprenden una “acción legal conjunta” contra Volkswagen, según la Organización de Consumidores (OCU) de España, para reclamar los daños y perjuicios a los propietarios de los vehículos a los que engañaron al falsificar el límite de emisiones.

La asociación española pide a los propietarios de un modelo diésel con un motor EA189 que esperen la llamada de la multinacional alemana y que tengan claros sus derechos.

Coches ilegales

Estos coches pasarán la ITV cuando reconozcan sus emisiones reales, ya que el sistema es laxo por la contaminación de los vehículos viejos. El problema para los propietarios es que, al sacar la tecnología que engañaba a las autoridades en el momento de la revisión, las características finales impiden que  el vehículo pase el corte de la homologación del Estado de los nuevos modelos que salen al mercado. Es decir, se trata de coches ilegales.

Igualmente, se les aplicaría un impuesto de matriculación y de vehículos de tracción mecánica más caro por ser un vehículo menos verde.

Para despejar todas estas dudas reclaman al Ministerio de Industria que aplique un protocolo de actuación. Asimismo, reclaman a la marca que reconozca cuántos vehículos afectados hay en España tanto de Volkswagen como de Seat, que ha reconocido que montó motores de este tipo en la sede central de Martorell (Barcelona).

Reclamaciones a VW

Los consumidores podrían incluso exigir al Grupo Volkswagen que les devuelvan el coste del vehículo en el momento de la adquisición más una compensación adicional si se decide devolver por una mala praxis que ha generado la peor crisis de la industria alemana.

Los que decidan prescindir de la tecnología, la compañía le debe ofrecer un coche de sustitución a coste cero y debe cargar con todos los gastos que conlleve la modificación, incluso los impositivos.

Demandas colectivas

La denuncia de los consumidores europeos se suma a las demandas colectivas que ya se han presentado en Estados Unidos y Canadá, un territorio con más tradición de este tipo de litigios, tanto de propietarios de vehículos como de accionistas por perder un tercio del valor en el parqué por el escándalo de la manipulación.

También de privados que les acusan de lanzar más óxido de nitrógeno a la atmósfera de lo que se anunciaba al ser esto una sustancia cancerígena y de la propia Fiscalía del land de Baja Sajonia, que pretende identificar a los culpables reales de la manipulación. Las consecuencias para el Grupo Volkswagen serán económicas pero también penales.

Bufete especialista en escándalos

Para afrontar este caso, la automovilística ha contratado los servicios de un bufete estadounidense con experiencia con escándalos de la magnitud del actual. Se trata de la firma Kirkland & Ellis, los letrados que defendieron a British Petroleum tras el vertido del pozo petrolífero Deepwater Horizon que provocó una marea negra en el delata del Misisipi, Luisiana y otros sectores de Florida y Cuba en 2010.

El presidente de Volkswagen de facto (debía ser ratificado en el cargo este viernes), Martin Winterkorn, presentó este miércoles la dimisión. No será la única, ya que se espera que la asunción de responsabilidades salpique a más miembros de la cúpula de Volkswagen tanto en Alemania como en Estados Unidos.
Comentar