Los islandeses dejan en ridículo a su Gobierno

Las adhesiones a la campaña lanzada por una profesora en Facebook obliga a rectificar al Ejecutivo

2 min
Redacción
Miércoles, 2.09.2015 19:34

En otros países se están produciendo fenómenos muy interesantes, como es el caso de Islandia. En este país de 331.000 habitantes unas 11.000 personas se han ofrecido para abrir las puertas de sus casas a los refugiados. El Gobierno ha hecho el ridículo, puesto que inicialmente aseguró que sólo podía dar albergue a unas 50 personas.

Cuando el Gobierno manifestó su propósito, la profesora Bryndis Bjorgvinsdottir creó un grupo en Facebook con una carta abierta en la que pedía a la ministra de Asuntos Sociales y de Vivienda, Eygló Harðardóttir, acoger a más refugiados.

"Recursos humanos"

En el texto explicaba que había creado la comunidad para demostrar el apoyo popular a la acogida de inmigrantes, a quienes llama "recursos humanos" con experiencia y habilidades que podrían ayudar a todos los islandeses.

"Son nuestras futuras esposas, mejores amigos, la siguiente alma gemela, el batería de la banda de nuestros hijos, el próximo colega, Miss Islandia 2022, el carpintero que finalmente terminará el baño, el cocinero de la cafetería, el bombero o el presentador de televisión", escribió.

Y más de 11.000 personas se unieron al grupo de Facebook, ofreciendo abrir sus casas a inmigrantes llegados de Siria.

Acoger a un niño

"Soy una madre soltera con un hijo de seis años... podemos acoger a un niño necesitado", escribió Hekla Stefansdottir en la red. "Soy profesora y podría enseñar al niño a hablar, leer y escribir en islandés y a amoldarse a la sociedad islandesa. Tenemos ropa, una cama, juguetes y todo lo que un niño necesita", añadió.

Ante la masiva respuesta, el primer ministro de Islandia, Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, anunció la formación de una comisión para reevaluar el número de solicitantes de asilo que el país debería aceptar.

Asimismo, la ministra de Asuntos Sociales y de Vivienda dijo en la televisión estatal, RUV, que las autoridades están leyendo las ofertas de Facebook y que podrían considerar aumentar la cuota.