Margallo sale airoso de su pulso con Junqueras

El ministro de Exteriores y el líder de ERC protagonizan un cara a cara televisivo sobre las conscuencias de una hipotética secesión de Cataluña sin un claro vencedor

4 min
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo, y el líder de ERC y número cinco de la lista de Junts pel Sí, Oriol Junqueras
Redacción
Miércoles, 23.09.2015 22:58

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo, y el líder de ERC y número cinco de la lista de Junts pel Sí, Oriol Junqueras, han protagonizado este miércoles un debate en 8TV sobre una hipotética secesión de Cataluña.

A lo largo de poco más de tres cuartos de hora, ambos políticos han mantenido un tono educado y han planteado las consecuencias que, a su juicio, conllevaría la independencia de Cataluña, sin llegar a ningún punto de acuerdo y sin un claro vencedor en el enfrentamiento.

Sin embargo, los temores existentes en una parte del PP ante el riesgo asumido por el ministro --conocido por sus declaraciones fuera de tono-- han quedado disipados a medida que avanzaba el debate.

Unión Europea

Durante la primera parte del cara a cara, Margallo ha alertado de que la secesión dejaría a Cataluña fuera de la Unión Europea (UE), para lo que ha apelado a diferentes declaraciones de la Comisión Europea, que señalan que los tratados comunitarios no se aplicaría a un nuevo Estado, como sería el caso de una Cataluña independiente.

Junqueras ha rechazado esta posición por considerar que, como Cataluña ya forma parte de la UE, seguiría haciéndolo tras la secesión, y porque nadie está "interesado" en que un Estado catalán esté fuera de la UE.

Nacionalidad española

Por otra parte, el presidente de ERC ha defendido que los ciudadanos de una Cataluña independiente mantendría la nacionalidad española --lo que les permitiría seguir teniendo también el estatus de ciudadanos europeos-- ya que la Constitución dice que no se puede privar de nacionalidad española a los que la tienen de origen.

Margallo, en cambio, ha señalado que, en casos de secesión, los ciudadanos del territorio separado pierden la nacionalidad del Estado original, como ocurrió con Argelia respecto a Francia, o con las ex repúblicas soviéticas respecto a Rusia.

'Efecto frontera' y riesgo de 'corralito'

El ministro ha alertado sobre otras consecuencias negativas para Cataluña que conllevaría la independencia, como el 'efecto frontera' con la consiguiente caída de las exportaciones y del PIB --y, por tanto, del empleo (ha augurado un paro del 37%) y del presupuesto para pensiones (que podrían caer un 40%, entre 300 y 400 euros por persona), paro, sanidad y educación--, los problemas de financiación por quedar fuera del paraguas del Banco Central Europeo, e incluso la posibilidad de que se produjese un 'corralito' bancario.

Junqueras ha respondido asegurando que una Cataluña independiente seguiría exportando igual mientras sus productos fuesen "buenos y baratos", y ha insistido en que España sería la primera interesada en que Cataluña no quedase fuera de la UE porque la mayoría de sus exportaciones al resto de la UE pasan por Cataluña. Además, ha añadido, la mayoría de países de nuestro entorno de un tamaño similar a Cataluña tienen una renta per cápita muy alta.

"A Cataluña le va bien estar en España"

El líder de ERC ha criticado los mensajes "apocalípticos" de los que se oponen a la secesión, y ha recordado que Cataluña es líder en España en exportación y en muchos de los principales sectores económicos.

Margallo ha respondido que eso es debido, precisamente, a que forma parte de España. "A Cataluña le va bien estar en España", ha subrayado.

"Catalanizar España"

Finalmente, Junqueras ha criticado posiciones como la del ex ministro de Educación cuando habló de "españolizar" a los alumnos catalanes, y ha asegurado que, tras la independencia, Cataluña tendría "la mejor relación posible" con España.

Mientras que el ministro ha apelado a los sentimientos, asegurando que a los catalanes "se os quiere mucho" en el resto de España, ha apostado por "catalanizar España", y ha destacado la contradicción de los independentistas cuando dicen que "quieren romper con el resto de España pero conservar la nacionalidad española y el mercado". "¿De qué independencia hablamos?", se ha preguntado.

Comentar