Mas habla en nombre de Cataluña para contestar a Felipe González

Califica de libelo el artículo del ex presidente y le echa en cara las ofensas y los indultos de los que los catalanes se sienten víctimas

2 min
Artur Mas entre Junqueras y Romeva, firmantes también del artículo, en un acto el sábado por la mañana.
Redacción
Sábado, 5.09.2015 22:17

El presidente de la Generalitat y número cuatro de la candidatura Junts pel Sí, Artur Mas, publica una carta en la edición del domingo de El País en la que, en nombre de Cataluña, responde al artículo publicado por Felipe González en el mismo diario.

Mas califica de “libelo incendiario” el texto del ex presidente del Gobierno por equiparar nazismo y soberanismo, una alusión de la que el propio González se retractó el jueves en una entrevista en La Vanguardia. Y, además, asegura que la actitud del político socialista es reveladora de cómo el PP y el PSOE “comparten discurso y estrategia sobre Cataluña”.

Dictaduras contra Cataluña

“Cataluña ha querido a España y la sigue queriendo”. “Cataluña ha querido la libertad por encima de todo, con pasión”, dice Mas, pero ha tenido que pagar un alto precio por ello y ha sufrido diversas dictaduras de todo tipo.

El President sitúa en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto del 2006 el punto de ruptura del deseo de los catalanes de encajar en España, el momento en que la “mayoría de los catalanes creyó que había que buscar una solución”.

Un desahogo de González

“Para desahogarse evocando el peor que ha sacudido Europa, equiparando soberanismo con nazismo, para arremeter así contra la expresión más ilusionante, firme, masiva, cívica y democrática que se está viendo en esta misma Europa, hay que ser muy poco responsable”, le espeta a González.

La carta, que va firmada también por otros integrantes de las listas de la candidatura de Mas, acaba subrayando el castigo que el Estado español, no España, “que nos trata como súbditos”, da a los catalanes. Y vuelve a aludir a la frase del artículo de González: “Somos pueblos hermanos, pero es imposible vivir juntos recibiendo insultos, malos tratos y amenazas cuando pedimos democracia y que se respete nuestra dignidad”.

Comentar