Mas se aferra a la presidencia

El número cuatro de la lista de Junts pel Sí asegura que no aflojará porque tiene “el mandato democrático” mientras que Ciutadans, la segunda fuerza de Cataluña, pide su dimisión

4 min
El presidente catalán, Artur Mas durante la celebración con sus simpatizantes de los resultados electorales del 27S
Cristina Farrés
Lunes, 28.09.2015 00:05

Nueve diputados menos que en 2012 y diez menos respecto a las elecciones de 2010. El 39,62% de los votos frente al 44,4% obtenido tres años antes. Junts pel Sí no sale precisamente reforzado tras los comicios del 27S, pero esto no se refleja en los planes de Artur Mas de repetir como presidente de la Generalitat. El número cuatro de la lista independentista tomó el protagonismo en la noche electoral, en los discursos ante los centenares de simpatizantes de la coalición reunidos en El Born de Barcelona al expresar que se siente legitimado para seguir con el procés. “No aflojaremos”, sentenció.

Los candidatos de Junts pel Sí fueron los primeros en salir a valorar los resultados. Tan rápida fue su aparición que llegaron a los 63 diputados mientras los líderes de la candidatura subían al escenario y al bajar de él se quedaban con 62. Mas fue recibido con gritos de “presidente, presidente” y manifestó sin tapujos que a partir del 28S tienen “un mandato democrático” del que pretende mantener la batuta.

Peticiones sociales de la CUP

Pero su música no sonará sin la CUP, que triplica sus resultados al pasar de tres a 10 representantes en el hemiciclo catalán. Y las aspiraciones de Mas chocan con las dos primeras peticiones de su candidato, Antonio Baños: luchar contra la corrupción y un plan de choque contra la pobreza. “Se terminó la exclusión social”, remarcó.

¿Podrá el líder del Gobierno que aplicó los recortes en Cataluña y del partido que está salpicado por varios escándalos de corrupción convencer a la CUP para que facilite su investidura? Baños, en su primera intervención tras las elecciones, dejó claro que el proceso constituyente que su formación quiere abrir no se iniciará al margen de los avances sociales.

Ciudadanos: dimisión y nuevas elecciones

“Lo que debe hacer Artur Mas es presentar su dimisión”, sentenció la líder en Cataluña del partido que sale más reforzado de las urnas este domingo, Inés Arrimadas de Ciutadans. Su avance de sexta a segunda fuerza en el Parlament con 25 representantes refuerzan el proyecto y se convierte en la principal oposición al independentismo.

Ciutadans noche electoral

La cúpula de Ciutadans, con Inés Arrimadas en el centro, celebra los resultados / EFE

Esa fuerza le dio alas para hacer la gran reclamación de la jornada: “Unas nuevas elecciones en las que nos presentemos como partidos y con programas, como nosotros hemos hecho”. Arropada por Albert Rivera, el líder del partido, Arrimadas tuvo que callar cuando sus simpatizantes corearon el gran problema de Mas, el caso 3%.

El PSC, por el diálogo y la negociación

Fue el tercer partido en el hemiciclo catalán, el PSC, el único que habló de forma clara de abrir un “diálogo y negociación con España” al no existir ninguna otra salida, según la valoración de Miquel Iceta. Las palabras del candidato socialista fueron reforzadas desde Madrid por el líder del PSOE, Pedro Sánchez.

“Cataluña está fracturada, dividida en dos bloques”, declaró, “la tarea de quien vaya a formar gobierno a partir del 28S será tratar de coser las heridas que tras cinco años se han abierto en la sociedad”.

Los dos grandes perdedores de la noche electoral catalana fueron la coalición de ICV con Podemos, Catalunya Sí que es Pot, que baja de 13 a 10 diputados y Unió, que se queda fuera del Parlament. Duran i Lleida puso su cargo a disposición del consejo nacional del partido y Lluis Rabell reconoció la derrota.

Sus declaraciones fueron el línea a las del candidato del PP catalán, Xavier García Albiol. El partido en el Gobierno central se apunta su peor resultado electoral con sólo 11 representantes en el Parlament. Uno más que la CUP.