Matthias Müller asume el reto de sacar a Volkswagen de su peor crisis

Los rumores se confirman y el hasta ahora presidente de Porsche toma el relevo de Martin Winterkorn como CEO de la primera automovilística alemana

4 min
El nuevo consejero delegado del Grupo Volkswagen, Matthias Müller
Cristina Farrés
Viernes, 25.09.2015 19:02

“Mi tarea principal y más urgente será recuperar la confianza en el Grupo Volkswagen, llegaré a donde tenga que llegar con la máxima transparencia y elaborando las conclusiones correctas de la situación actual”.

Este es el gran reto del nuevo consejero delegado del gigante de la automoción, Matthias Müller, y así lo ha expresado tras una reunión maratoniana del consejo de supervisión celebrada este viernes para tomar las decisiones necesarias de cara a superar la principal crisis a la que ha tenido que hacer frente la compañía: falsificar el límite de emisiones de algunos motores diésel.

El encuentro del máximo órgano directivo de la compañía estaba convocado desde hacía meses pero con un objetivo muy distinto. Inicialmente, sus miembros debían bendecir que Martin Winterkorn se quedara como presidente del grupo hasta 2018. Pero los acontecimientos precipitados de la última semana han propiciado su dimisión forzosa y la llegada al poder de un ejecutivo de 62 años que ha dirigido Porsche y, de entrada, tuvo la habilidad de ser tanto el hombre de confianza de su predecesor en el cargo como el del ex presidente y alma mater del conglomerado, Ferdinand Piëch, que dejó el grupo en mayo tras un pelea intestina por el poder.

Cumplir las normas

“Bajo mi mandato, Volkswagen hará todo lo que sea necesario para desarrollar e implementar los estándares más altos para cumplir con las normas y la gobernanza impuesta en nuestra industria”, ha añadido Müller en el primer comunicado público del Grupo Volkswagen desde la notificación de la salida de Winterkorn el pasado miércoles.

Esta es la única alternativa que le queda a la compañía. Como el propio consejero delegado manifiesta, si logran alcanzar este objetivo, el grupo “con su capacidad de innovación, sus marcas fuertes y, sobre todo, por un equipo competente que está muy motivado, tenemos la capacidad de salir de esta crisis más fuerte que antes”.

Crisis de la industria

Es decir, las mismas armas con las que Volkswagen consiguió desplazar a su gran rival, Toyota, como principal fabricante por ventas en la primera posición del ranking mundial de ventas en el primer semestre del año. El problema actual es que haber mentido a los consumidores y a las autoridades con la falsificación de las emisiones ha abierto una herida en la confianza de la marca Volkswagen que afecta a todas las insignias de la compañía. Pasa factura a los vehículos de Audi pero también a los Bentley o a los Seat. Todos se han visto salpicados, en mayor o menor medida, por una crisis sin precedentes entre los consumidores a los que se les abre una gran incógnita, ¿es fiable ahora Volkswagen? ¿Y, por ampliación, la industria alemana?

Müller, nacido en Chemnitz (Sajonia) el 9 de junio de 1953, estudiante de informática en la Universidad de Múnich y en la familia de Volkswagen desde 1978, debe demostrar que sí; que Volkswagen es fiable, una marca capaz de hacer coches verdes y ejecutar una profunda reestructuración de toda la cúpula del grupo también sin precedentes anteriores.

Gran conocimiento de la compañía

Se conoce bien el grupo, señalan fuentes de la compañía, por lo que la tarea para él será menos titánica que para cualquier otro ejecutivo. Además, su carrera en Audi le hace poco partícipe de un engaño que implicó el desarrollo de un software para instalar en los motores EA 189 de vehículos diésel de las marcas Volkswagen, Audi, Seat y Skoda, según la prensa germana.

El consejo de supervisión también ha detallado la lista de los modelos afectados por el engaño que debe hacer pública. Reparara la situación, de entrada, propiciará una inversión millonaria para hacer frente a las multas de Ejecutivos, las demandas colectivas de usuarios y asociaciones de consumidores y de defensores medioambientales y por la revisión de los coches afectados. También se desconoce el montante total de la operación.