Las incertidumbres electorales lastran el crecimiento de España

Merrill Lynch señala que el complejo escenario político afectará el avance del PIB en este ejercicio y alerta del efecto sobre la economía de la corrupción y el reto catalán

2 min
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso
Redacción
Lunes, 7.09.2015 19:54

El banco estadounidense Merrill Lynch ha rebajado una décima el avance previsto para la economía española en el ejercicio en curso por las próximas elecciones generales. La entidad considera que la situación política en España reducirá hasta el 3,2% el crecimiento del PIB en 2015 y lo dejará en el 2,5% en 2016. A pesar de todo, la perspectiva económica es muy positiva para el país.

La entidad explica en un estudio publicado este lunes que la rebaja moderada de perspectivas se sustenta en el crecimiento una décima inferior al esperado en el segundo trimestre, cuando el PIB avanzó el 1%. Asimismo, se espera que la demanda interna aporte más al crecimiento económico en detrimento de la demanda exterior.

Parlamento muy fragmentado

Con todo, Merrill Lynch señala que la “principal fuente de riesgo a la baja” es el “potencial impacto en la confianza de la evolución de los acontecimientos políticos venideros” por la dependencia que tiene España de financiación externa.

La principal, el resultado de las elecciones generales que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, apunta que convocará el 20 de diciembre. El banco estadounidense modera la euforia que apuntó a principios del año al esperar un “Parlamento muy fragmentado, lo que podría generar un entorno difícil y volátil para la aplicación de políticas”. Indica que la falta de un partido fuerte puede hacer a España “vulnerable”.

Tres retos de la economía nacional

Señala tres grandes retos de la economía nacional: acometer reformas estructurales y fiscales; hacer frente al descontento de la población con el marco institucional agravado por los casos de corrupción, especialmente por los casos de corrupción que han salpicado a los partidos tradicionales; y los de “carácter regional”.

El más importante, las elecciones catalanas del 27S y la posible apertura de un proceso de independencia.

Problemas de las coaliciones

En cuanto a los escenarios posibles tras el 20D, indica que una coalición de Gobiernos de centro izquierda causaría preocupación en los mercados por las políticas que pudieran impulsar. Los analistas de la entidad consideran más “amigables con el mercado” la de centro derecha, aunque esta tiene otro gran riesgo: una escalada de la crisis catalana.

Merrill Lynch da por improbable la unión de PP y PSOE. Considera probado que será complicado que España consiga un Gobierno con la fuerza necesaria para seguir con las reformas estructurales y fiscales que requiere para resolver las “vulnerabilidades pendientes”.
Comentar