Pero ¿qué coño es una DUI?

3 min
Jueves, 17.09.2015 23:00

Fue el 17 de febrero de 2008 cuando el Parlamento de Kosovo proclamó la última DUI --declaración unilateral de independencia-- en Europa. Fue por una mayoría aplastante, hasta 109 de los 120 diputados. El nuevo Estado ha sido reconocido, en estos años, por Estados Unidos de América, 22 países de la Unión Europea y más de un centenar del mundo. Pero con un poco de suerte, después de siete años, podrá entrar en la UEFA a finales de semana. A otros organismos internacionales ni se les ve, y menos se les espera.

Con un poco de suerte, después de siete años, Kosovo podrá entrar en la UEFA a finales de semana. A otros organismos internacionales ni se les ve, y menos se les espera

Esa es la realidad actual de una DUI. Disparatada o no. Con el 90% del Parlamento a favor, como en Kosovo. O como quieren algunos aquí, con el 50% más uno. Con el apoyo de Estados Unidos y más de cien países. O como quieren aquí, sin unos ni otros. Siete años y, por no estar, ni han entrado en la UEFA. Resucitando la frase televisiva de Jordi Pujol "pero ¿qué coño es la UDEF?", aquí el coño no es la UDEF, sino la DUI. Tres palabras juntas que algunos venden como magia aunque, visto lo visto, realmente son más próximas al arte oscuro de la brujería que a otra cosa.

Y aún suerte que Kosovo consiguió una resolución de la Unión Europea donde reconocía una situación sui géneris. Dando una libertad tácita a sus miembros para reconocerla. Kosovo, además, venía de una guerra. Incluso podríamos decir que de un apoyo moral de muchos países y muchos ciudadanos no sólo de Europa sino de todo el mundo. Sumemos pues la casuística de una causa cultural, más que económica. Quieran o no, el argumento no solidario --todo es dinero, Madrid nos roba-- usado para justificar la independencia no une precisamente a los pueblos del mundo a su favor.

Eso sí, un tema importante. Los ciudadanos de Kosovo tienen pasaporte kosovar. Ya ven. Ahora sólo deben tener un gran mapa del mundo para enterarse a qué países pueden ir, a cuáles no puede ir, cuáles requieren visados, cuáles no les reconocen y cuáles, simplemente, les impiden entrar. Algo lejano a la ciudadanía europea. Pero además tienen una constitución --podríamos decir-- cuanto menos curiosa. Allí uno pierde la nacionalidad kosovar, entre otras cosas, si el Gobierno "conoce que está usando otra". Vamos, lo de la doble nacionalidad, como ven, tampoco se estila mucho en las DUI.

Quizás debemos volver a Jordi Pujol. Es cierto que, cuando uno no sabe qué "coño" son las cosas, se puede sorprender. Uno así no sabe qué es la UDEF y le investigan. Uno no sabe qué es una DUI y se deja embelesar por sus aires festivos. Quizás fue bueno que Jordi Pujol supiera al final qué era la UDEF, y quizás sería más positivo que todos los ciudadanos de Cataluña --a diferencia de Pujol, no supuestos chorizos-- supiéramos de verdad qué es una DUI. Vistos los resultados de Kosovo, con todo a favor, ciertamente da poca tranquilidad.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar