Reunión secreta para prescindir de Artur Mas tras el 27S

ERC, Catalunya Sí que es Pot y la ANC negocian un frente de izquierdas tras las elecciones del domingo con el acento puesto en la lucha contra la corrupción

3 min
De izquierda a derecha, Dolors Camats (ICV), Oriol Amorós (ERC) y Pau Hortal (ANC)
Xavier Salvador / Cristina Farrés
Viernes, 25.09.2015 21:12

Elecciones plebiscitarias el domingo, sí; pero los partidos también se han movilizado en la recta final de la campaña para negociar pactos alternativos con el eje de la independencia desplazado. Ése fue el principal motivo de una reunión secreta que tuvo lugar a principios de semana en un hotel de tres estrellas próximo a plaza España de Barcelona en el que se encontraron los diputados en el Parlament Oriol Amorós y Pere Aragonés, de ERC; de Junts pel Sí, Dolors Camats y David Companyon, históricos de ICV en la lista de Catalunya Sí que es Pot (CSQEP); y Pau Hortal, miembro de la ANC y hombre de confianza de Carme Forcadell.

El encuentro se celebró tras el debate electoral de TV3, según ha podido saber Crónica Global, con el supuesto objetivo de empezar a configurar un frente de izquierdas y anticorrupción que se pondría en marcha a partir del 28S. Este acuerdo dejaría de lado al actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, y a todos los miembros de CDC, ya que los participantes en el encuentro, incluso los de ERC y la ANC, reconocen que su presencia resta en la configuración de un futuro Gobierno de la Generalitat, según han explicado fuentes conocedoras del encuentro.

Mas y Romeva, figuras amortizadas

Los propios socios del líder del Ejecutivo catalán aseguraron que su figura está amortizada y que los casos de corrupción que envuelven a su partido, e incluso a su figura, ya no tienen cabida en un futuro Gobierno de la Generalitat. A ello se le debe sumar que la figura del número uno de la lista de Junts pel Sí, Raül Romeva, ha quedado muy tocada tanto por los debates electorales como por las entrevistas ofrecidas durante la campaña.

El candidato no ha dado la talla y tampoco tiene espacio propio en este frente. No ha sumado a su favor la forma en que salió de ICV, donde las relaciones con sus antiguos compañeros de partido son mejorables.

Habilidades de CDC

Los integrantes de este frente de izquierdas aseveraron que Mas, político hábil donde los haya, dio todos los pasos necesarios para asegurar que el adelanto electoral se haría con una lista conjunta con ERC, ANC y Òmnium Cultural que asegurara su supervivencia y la de su partido. Un “mal necesario” que tras los comicios del domingo, sea cual sea el resultado, se deberá dejar en la cuneta.

Uno de los principales problemas del pacto es, precisamente, el elemento que ha centralizado la política catalana en los últimos años: el procés. ERC y la ANC son abiertamente independentistas, mientras que CSQEP ha conseguido pasar la campaña con una equidistancia respecto a la secesión que tanto le ha sumado puntos en un sector de la población como restado en otro.

Convocatoria de un referéndum

El punto de encuentro entre todos ellos es el derecho a decidir. En el pacto de izquierdas se incluiría la necesidad de convocar un referéndum en Cataluña claro al mismo tiempo en que se trabaja para superar las consecuencias de los recortes aplicados durante los cuatro años de mandato efectivo de Mas.

Para ello, serán claves las elecciones generales del 20 de diciembre. Siempre lo habían sido para el mapa político catalán que salga de las urnas el 27S, pero la reunión secreta del pasado lunes permitiría avanzar en que se llegara a diciembre con un Gobierno catalán de izquierdas conformado.
Comentar