Seat sufrirá la crisis de Volkswagen a partir de 2016

La producción del grupo en el cuarto trimestre está asegurada y se deberá replantear el nuevo enfoque de un ejercicio en el que el grupo preveía recuperar los beneficios

4 min
Producción del León en la planta de Martorell (Barcelona)
Cristina Farrés
Miércoles, 30.09.2015 20:26

La crisis de los motores fraudulentos de Volkswagen no se espera que pase factura a la producción de Seat hasta el arranque de 2016. La previsión de ventas del ejercicio en curso está asegurada, indican fuentes de la compañía, ya que en la recta final del año ya están previstos cuántos vehículos se fabricarán por los tiempos de venta de la automoción.

El comité de empresa de la automovilística española indica que la factoría de Martorell (Barcelona), la sede de la compañía, trabajará los fines de semana de octubre y noviembre para atender las demandas de coches ya vendidos. Especialmente del Q3, el modelo de Audi que se fabrica en la planta española y que es uno de los motores de la producción del grupo en España. A ello se le suma el buen ritmo de ventas del modelo estrella de Seat, el León, que también da trabajo a los turnos de fin de semana .

Dudas sobre la recuperación de beneficios

El escenario que se dibuja para la compañía española se complica en el ejercicio en el que se preveía recuperar los beneficios. Este objetivo se deberá revisar, señalan los mismos interlocutores, porque se prevé que la crisis de la imagen de marca de Volkswagen desacelere el buen ritmo de ventas actual.

Además, en los primeros meses del próximo ejercicio la dirección y el comité de empresa de Seat, controlado por UGT, se deben sentar para empezar a negociar un nuevo convenio para los trabajadores del grupo. Los sindicatos han denunciado el actual, que había caducado, el primer paso para iniciar la negociación.

Negociación del nuevo convenio

La decisión se tomó antes de que saliera a la luz que Volkswagen había alterado los límites de emisión de un modelo de motor diésel que se ha instalado en diferentes marcas del grupo. La naturaleza de la negociación colectiva así lo señalaba, aunque la nueva realidad en el grupo también altera las expectativas de la plantilla.

Inicialmente se esperaba conseguir mejoras salariales para los 14.000 trabajadores de Seat. Se mantiene el objetivo, pero alcanzarlo dependerá del esfuerzo económico que deba hacer la compañía para reparar los vehículos afectados por el motor fraudulento.

¿Cuántos vehículos afectados?

El problema actual es que Volkswagen reconoció el miércoles a última hora que hay 683.626 vehículos con el motor trucado en España. Del total, 257.479 corresponden a coches de la marca Volkswagen, seguidos de 221. 783 de Seat, 147.783 de Audi, 37.082 Skoda y 20.187 vehículos comerciales de la compañía.

El grupo ha afirmado que el número total de afectados es de 11 millones. De todos ellos, 948.064 se vendieron en Francia (574.259 de Volkswagen, 189.322 de la marca Audi, 93.388 Seat, 66.572 Skoda y 24.523 de Volkswagen Vehículos Comerciales) y 1.189.906 coches en el Reino Unido. Desglosados por marcas, 508.276 son de la marca Volkswagen, 393.450 Audi, 131.569 Skoda, 79.839 vehículos comerciales y 76.773 Seat.

La filial de Noruega también hizo su recuento: 147.000 coches afectados (77.000 Volkswagen, 28.000 Audi, 22.000 comerciales y 20.000 Skoda).

Guerra interna de marcas

El grupo de automoción se compromete en solucionar cuanto antes las irregularidades de los vehículos, aunque tampoco ha hecho público el plan que se va a seguir. Además, se ha iniciado una guerra interna entre marcas para intentar salvar la imagen que los consumidores tienen de ellas.

Audi, una de las que se enmarca en el segmento de lujo de la compañía, ha presentado una demanda contra la matriz por presuntos delitos contra el derecho penal alemán. Los responsables de la compañía justifican la decisión como una forma de apoyar la aclaración del escándalo de la manipulación de las emisiones contaminantes.

Papel del Gobierno español

En España, la patronal de concesionarios, Faconauto, pide cautela ante la crisis del grupo. Señala que no se pueden tomar decisiones hasta estudiar la cifra de afectados y elude apoyar directamente al Gobierno en su anuncio de que reclamará a Volkswagen que devuelva los 1.000 euros que recibió del plan PIVE de los vehículos que se vendieron en el país con el límite de emisiones trucado.

Seat sigue en pie de guerra contra la decisión del Ejecutivo. Los trabajadores han sido de nuevo los que más claro han hablado sobre el anuncio del ministro de Industria, José Manuel Soria; han cargado contra el político del PP por lo que aseguran que es una decisión cuyo único impacto será sobre los 14.000 empleos directos y más del triple de indirectos que viven de la producción del grupo industrial. Reclaman que el Gobierno reconsidere su petición.