Siete listas, seis encuestas, una campaña

Las siete principales listas para el 27S inician la campaña con aspiraciones muy diversas, y con posiciones igual de diversas sobre el reto independentista.

4 min
Debate entre los candidatos del 27S, en la Cadena Ser.
Carles Bellsolà
Viernes, 11.09.2015 00:56

Las siete candidaturas que se presentan a las elecciones del 27S con posibilidades de obtener representación en el Parlament afrontan la campaña y los comicios con muy diferentes expectativas. Y con posiciones muy diversas respecto al gran tema sobre la mesa: el proyecto independentista.

Junts pel sí: El culebrón de la posible lista única independentista desembocó antes de las vacaciones en una alianza entre CDC y ERC, con el concurso de las principales entidades independentistas. Y una curiosa multicefalia: el teórico número 1, Raül Romeva (ex ICV), no es el presidenciable, sino que lo es Artur Mas, que ocupa el número 4. Con Oriol Junqueras vigilante en el 5.

El programa de Junts pel sí no solo es netamente independentista, sino que está totalmente centrado en el procés. Su apuesta es una "desconexión" gradual con España, y la independencia dentro de los próximos 18 meses.

Las encuestas de El Mundo, El Periódico, El Punt-Avui, La Razón el CIS y La Vanguardia -esta última, antes de que se fraguara la lista- les conceden entre 60 y 70 escaños.

C's: El partido naranja afronta las elecciones con la expectativa de dar un gran salto y liderar la oposición. Especialmente, la oposición que rechaza frontalmente la independencia. Su modelo territorial pasa por mantener el sistema autonómico actual. Se presenta a las elecciones con Inés Arrimadas como presidenciable. Aunque escoltada -ya desde los carteles- por el líder máximo del partido, un Albert Rivera que tiene miras más elevadas en Madrid.

Las encuestas les otorgan una horquilla de entre 15 y 27 escaños.

Catalunya sí que es pot: La lista de "confluencia" de la izquierda alternativa reune a ICV-EUiA, Podemos y Equo. Defiende el "derecho a decidir" y propone un referéndum independentista. Pero rechaza la secesión. Aspiran a relevar a los socialistas como la gran fuerza de izquierda en Cataluña. De la misma forma que Pablo Iglesias aspira a hacer lo propio con el PSOE en toda España. Su resultado el 27S se mirará con lupa de cara al 20D.

En su complejo juego de alianzas -parecido al de Junts pel sí, pero con los equilibrios internos de poder aun menos claros-, optaron por un independiente como candidato. Un Lluís Rabell que tiene como gran hándicap ser menos que poco conocido por la opinión pública.

Las encuestas les conceden de 12 a 23 escaños

PSC: Los socialistas llegan a las elecciones después de haber cosechado sus peores registros históricos en los dos anteriores comicios. Y tras un duro cisma interno en el que desertó su ala soberanista. Para intentar enderezar la situación han optado por un veterano de mil batallas como Miquel Iceta, considerado tradicionalmente más hábil en los despachos que en los mitines. Renunciaron a pedir un referéndum independentista -legal y acordado-, pero no a una reforma constitucional en sentido federal.

Las encuestas les dan entre 9 y 18 escaños

PP: Ante los pésimos augurios de las encuestas antes del verano, optaron por un candidato agresivo como Xavier García Albiol. Su objetivo, remediar la fuga de votos hacia C's y seguir siendo importantes en el caladero electoral compartido. Su modelo de Estado contempla no tocar las cosas.

Las encuestas les conceden de 7 a 17 escaños.

CUP: La formación de la izquierda alternativa independentista afronta las elecciones de su confirmación, después de que irrumpieran en el Parlament con formas -y camisetas- nuevas hace tres años. Se presentan como aliados de CDC y ERC en el proyecto independentista, pero como azote de los convergentes en todo lo demás. Fieles a su norma de rotar a los candidatos, renunciaron a un David Fernández que supo hacerse un hueco en las simpatías de la opinión pública. Con su sustituto, Antonio Baños, aspiran a arañar votos entre el independentismo de habla materna castellana. Proponen una independencia exprés, con DUI desde el minuto cero.

Las encuestas les auguran entre 3 y 10 escaños.

Unió: El partido de Duran Lleida se presenta sin él a sus primeros comicios en solitario desde la recuperación de la democracia. Tras la ruptura con CDC, se presentan como herederos de la CiU de toda la vida. Proponen seny, diálogo con el Gobierno, y rehuyen cualquier solución unilateral. Defienden, no obstante, el "derecho a decidir" y un eventual referéndum pactado.

Las encuestas les dan de cero a tres escaños.

Comentar