Un pederasta pide el indulto para no entrar en la cárcel y "poder cuidar a su familia"

El condenado, ex concejal de ERC en Cubelles, agredió a varios niños entre 2007 y 2010

3 min
Audiencia Provincial de Barcelona
Carlos Quílez
Domingo, 13.09.2015 00:00

La Audiencia Provincial de Barcelona acaba de ratificar la sentencia de seis años de cárcel dictada por un juez de Vilanova i la Geltrú contra el vecino de Cubelles Joan Andreu R. S. al que se imputan al menos tres agresiones sexuales a niños de entre 12 y 14 años. El fallo judicial está pendiente de ejecución por los recursos presentados por el condenado, que ha solicitado un indulto para ocuparse de su familia.

La sentencia, dictada por la sección novena, considera probado que el imputado sometió a tocamientos e incluso a masturbación a algunos menores, amigos de su hijo.

Joan Andreu R. S. se ganaba la confianza de los menores y les proponía juegos sexuales y visionado de películas pornográficas.

Agresiones sexuales reiteradas

En uno de los casos, un niño de apenas 14 años fue agredido en más de una ocasión según relata el apartado de hechos probados de la sentencia condenatoria.

Según esta resolución, a la que ha tenido acceso Crónica Global, Joan Andreu R. S. “en un día que no se puede concretar del mes de setiembre de 2007, estando a solas con este menor que le profesaba gran admiración y confianza debido a la militancia en el mismo partido político, aprovechó para pedirle que le enseñara los genitales con la finalidad de obtener una satisfacción  para sus instintos sexuales”, según relata el tribunal.

Se da la circunstancia que el condenado fue concejal de ERC en el Ayuntamiento de Cubelles y su nombre se barajó, incluso, para la candidatura de Junts pel Sí hasta que alguien alertó a los dirigentes que conformaban la lista de que estaba inmerso en un proceso penal por pederastia.

Suicidio bajo sospecha

El menor, militante de las juventudes del partido, se suicidaría meses después de las supuestas agresiones. La sentencia no establece una relación de causa efecto entre su muerte y las agresiones sufridas. Sin embargo, la familia del muchacho está convencida que el fatal desenlace estuvo motivado por el shock postraumático que sufrió tras, como explica la resolución condenatoria, resultar agredido en varias ocasiones.

Declaraciones creíbles 

El tribunal considera las declaraciones de los menores fueron “persistentes, coherentes y sin contradicciones” y que los hechos se produjeron “en silencio y con clandestinidad”.

El agresor agredía a los niños en la buhardilla de su casa o cuando estos se disponían a dormir.

La víctimas, todos alumnos del mismo colegio, decidieron denunciar los hechos tras ponerlos en común.

Ingreso carcelario suspendido

La sentencia de la sección 9 de la Audiencia Provincial de Barcelona obliga al inmediato ingreso en prisión del condenado. Sin embargo, éste acaba de presentar una petición de suspensión de la pena mientras se tramita la petición de indulto que ha puesto en marcha. La Audiencia, de momento, ha suspendido la ejecución. Los abogados del condenado afirman que se debe de conmutar la pena porque su cliente “tiene que cuidar a su familia”.

Los padres de los menores, escandalizados, exigen que el imputado ingrese inmediatamente en la cárcel. Ahora se tiene que pronunciar el fiscal.