Bronca en la Casa Real: Prohíben a Leticia asistir a una fiesta en Barcelona

5 min

Pronto cuenta que el equipo de seguridad de Letizia, con órdenes de Zarzuela, impidió que asistiera a una fiesta. Boda ante notoria de Pedroche y el cocinero Muñoz. En tejanos y en Vallecas

Pablo Planas
Sábado, 31.10.2015 19:52

Cristina Pedroche, la gacela de Vallecas, se ha casado con el cocinero triestrellado David Muñoz, chef de Diverxo, restaurante madrileño. Glamour absoluto, ella en tejanos y bambas y él con su cresta mohicana. Los dos en su casa, testigos, los padres y ante notario. Las malas lenguas dicen que ella se empeñó en casarse ante la actitud de Muñoz, que daba largas por su apretada agenda. Dado el ultimatum, dicho y hecho. Y con notario, que parece algo bastante más serio que una boda municipal, enlace igual de válido pero exento de toda pompa, boato y circunstancia. Muchachos, Pedroche ya es una señora casada., casi por poderes, como en las guerras. Lo mismo crean tendencia. Exclusivas exprés.

Es portada del Hola la "boda", aunque no se haya celebrado ni siquiera en Las Vegas ante un presbiteriano caracterizado como Elvis Presley. Pasa que aún no se han perdido del todo las formas y la cosa de los señores Muñoz-Pedroche ocupa el faldón interior frente al bautizo de la hija del torero Francisco Rivera y la abogada Lourdes Montes. Carmen se llama la pequeña y sus padres posan felices para el cámara de la revista.

Continúan las aventuras de Isabel Presyler y Mario Vargas Llosa. Ha declarado en Semana que Mario "está como un toro". No parece muy propio comparar al escritor con un astado, así, a las primeras de cambio, pero es lo que hay. Un toro, con sus cuernos y todo, ese toro de El Fary. Cuentan que cuando al dueño de Porcelanosa sólo le quedaban cuatro pesetas en efectivo y estaba a punto de cerrar el chiringuito, un salvador de empresas le recomendó invertir los últimos cuartos en contratar una campaña publicitaria con la diva filipina. A día de hoy, la marca del mármol y el emporio de las baldosas monta fiestas en Manhattan y en Buckingham Palace. Y claro, se presenta con unos señores bastante importantes. El crooner latino por antonomasia, un marqués vinatero, Boyer y ahora un nobel. Igualito que Tita Cervera y su profesor de artes marciales. Eso sí, un atleta del kung-fú tiene que estar necesariamente en mejor forma que el toro de Isabel, edades del hombre aparte.

La broma que recorre las redes sociales apunta que la próxima "víctima" de la Preysler será Amancio Ortega. Y él lo sabe.

Follón monumental en la Casa Real a cuenta del concierto de U2 en Barcelona y la fiesta en Boca Ancha, el restaurante del pasaje de la Concepción de Barcelona, de los músicos con Penélope Cruz y su marido Bardem entre otros famosos. Advertida por sus amigas, la reina Letizia pretendía asomar la corona por el reservado del local, pero los servicios de seguridad le pararon los pies. Lo cuenta Pronto. Ni corta ni perezosa, Su Majestad tenía ganas de guateque el 11 de octubre, fecha del último "recital" de Bono, el cantante solidario. Los escoltas se plantaron, siguiendo órdenes de Zarzuela. Al día siguiente, la Reina debía presidir junto al Rey el desfile del Día de la Hispanidad en Madrid y tomar un avión a primera hora. Entre una fiesta, aunque sea con Bono y Bardem, y un desfile mili

tar, hasta el más bragado de los legionarios se iría al Boca Ancha a tomar leche de pantera, si es que hay. Pero la realeza es lo que tiene, que cuando mejor se lo estaría pasando se tuvo que recoger cual Cenicienta. Durísima vida.

Más actualidad monárquica, porque las revistas rosas son más sensibles a los sucedidos de la Casa Real que la prensa general. La princesa Leonor ha cumplido diez años y su padre le ha regalado el Toisón de Oro, el collar con más pedruscos y quilates del mundo. Se conoce que la niña va como un tiro en la escuela y que por las últimas buenas notas, a Felipe VI le ha parecido adecuado concederle a la heredera el Toisón nada menos. A lo mejor Leonor prefería una muñeca, como todas las niñas. A su madre, por ejemplo, parece que muchas veces le gustaría ser una mujer cualquiera, pero como dice Bill Gates, la vida es injusta y más vale adaptarse que quejarse. Toma el Toisón y olvídate de la barbie piruli, o vete a dormir pronto que mañana te tratarán como a un reina si ves desfilar a la cabra Pablo y tienes que saludar a doña Carmena, que se quiere cargar la monarquía pero no se pierde cuchipanda alguna.

Así las cosas, ni los sapos quieren ser príncipes.

De lo que no se habla esta semana en las revistas del corazón es de la OMS, pero seguro que la próxima sí. Por fin un asunto es más popular que el proceso de Cucurull, Rull y Turull. La demonización de la carne roja, la procesada, la salada, la curada, la embutida y la enlatada lleva de cabeza a la parte de la humanidad que come tres o más veces al día. En realidad, lo raro es vivir.