Caixabank quiere llevar su rentabilidad hasta el 13% en tres años

Aunque basa su estrategia en ampliar la base de clientes y su vinculación a la entidad, no descarta participar en un eventual proceso de fusión

3 min
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, durante la presentación de resultados de los nueve primeros meses del año.
J. R.
Viernes, 23.10.2015 11:49

Caixabank quiere apoyarse en la reducción de costes que permite la tecnología y en la ampliación de su base de clientes para mejorar la rentabilidad de su negocio desde el 5,2% actual hasta el 12% o el 14% en el plazo de tres años.

Por esa razón, la entidad está fomentando tanto la utilización de los cajeros --durante el horario de oficina tres cuartas partes de las operaciones se hacen a través de ellos-- como la captación de nuevos clientes, a los que trata de vincular más.

La comisión de los dos euros

La decisión de cobrar una comisión de dos euros por la utilización de sus cajeros a los no clientes forma parte de esa política, puesto que el banco prefiere tener disponibles sus dispensadores automáticos, en los que se pueden hacer hasta 200 operaciones distintas, para que sus cuentacorrentistas puedan hacer gestiones sin necesidad de pasar por las oficinas ni hacer colas.

Fruto de esa estrategia de ampliación del volumen de negocio, el banco tiene actualmente una cuota de mercado en planes de pensiones del 21,5% y de un 17,7% en fondos de inversión. También ha conseguido 3,2 millones de nóminas domiciliadas, lo que supone un 24,9% del mercado español.

Las fusiones que vienen

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, ha subrayado esta mañana el estrechamiento del margen financiero que vive el sector bancario como uno de los principales retos del futuro inmediato.

Y aunque la respuesta del banco catalán ante este desafío pasa por el crecimiento del negocio, por ganar volumen, no descarta que la situación lleve a un proceso de fusiones, en el que Caixabank estudiaría las posibilidades que se le brindasen. Gortázar se ha cuidado mucho de precisar que “no hay nada sobre la mesa”.

La cláusula suelo

La cuenta de resultados de Caixabank de 2015 anotará un coste de 220 millones de euros por la eliminación de las cláusulas suelo de algunas hipotecas. El 80% de esa cantidad está contenido en los tres primeros trimestres del año.

La mayor parte de los créditos con garantía hipotecaria y cláusula suelo procedían de las entidades que Caixabank ha absorbido durante la crisis: Caixa Girona, Caja Sol y Caja Canarias. Unas 200.000, lo que suponía un 12,8% del total de hipotecas.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado del banco catalán, ha explicado que después de suscribir el código de buenas prácticas bancarias la entidad ha ido llamando a sus clientes particulares en situación difícil para eliminar ese capítulo de sus contratos crediticios. En estos momentos, sólo el 0,7% de los créditos lo mantienen.