Castro investiga si la adjudicataria de Son Espases financió al PP

Melchor Mascaró, que partiticpaba en la UTE, depositó 1,2 millones en una SICAV que gestionaba el ex tesorero del partido conservador en Baleares

4 min
Fernando Areal, ex tesorero del PP balear y cuñado de Jaume Matas.
Carlos Ballfogó
Viernes, 16.10.2015 21:08

Mientras pone fecha a nuevas citaciones que puedan esclarecer las presuntas irregularidades que plagaron el proceso de adjudicación del hospital de Son Espases, el juez José Castro ha puesto la lupa en otra línea de investigación: la inversión de 1,2 millones de euros que una de las empresas que integraban la UTE concesionaria de las obras realizó a través de una sociedad de inversión de capital variable (SICAV) gestionada por Fernando Areal, ex tesorero del PP balear y cuñado del entonces presidente del Ejecutivo autonómico, Jaume Matas.

Se trata de una cuestión sobre la que el magistrado interpeló a Areal en la declaración que como imputado prestó en el marco de esta causa y que ha sido notificada ahora a las partes. Durante el interrogatorio, a cuya transcripción ha tenido acceso este medio, Castro quiso profundizar en torno al pago de los 1,2 millones y sobre si la SICAV sirvió de instrumento para financiar de forma irregular al PP, teniendo en cuenta el papel que jugó Areal en varias de las adjudicaciones llevadas a cabo en las islas.  

En una SICAV de Bancaja

En concreto, la inversión la realizó la empresa Melchor Mascaró, que formaba parte en un 10% de la UTE que se hizo finalmente con las obras del hospital y que estaba liderada por Dragados, una de las filiales del grupo de Florentino Pérez. Según manifestó Areal, los fondos fueron depositados en una SICAV de Bancaja, en una de cuyas sociedades trabajaba como gerente de captación de recursos. 

Sin embargo, aseguró no recordar qué pasó con el dinero y cuál fue su destino. "Ya pierdo el norte", llegó a espetar el imputado durante la comparecencia judicial. 

Contra el testimonio de Santos

En ella, negó tajante haber recibido comisión alguna a cambio de adjudicaciones públicas, rebatiendo de este modo las acusaciones de su ex compañero de filas y ex concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma, Javier Rodrigo de Santos, así como de otros imputados, que apuntan que Areal era, dentro del partido, el mediador en el cobro de dádivas.

"A mí la palabra del señor Rodrigo de Santos no me vale absolutamente de nada, después del historial penal que tiene", aseveró el ex tesorero. 

Pese a negar ese día los hechos así como durante las numerosas ocasiones en que ha tenido frente a frente al juez Castro, Areal sucumbió la semana pasada a los pactos con la Fiscalía Anticorrupción. Lo hizo en el marco del juicio celebrado de una de las piezas del conocido como caso Palma Arena, en el que Areal admitió haber pagado en negro la campaña electoral del PP en 2007 --hasta 71.958 euros-- y, por tanto, haber manejado fondos en 'B' dentro del partido.

Un precedente

Era la primera vez que confesaba haber utilizado dinero opaco al fisco. Si bien este acuerdo de conformidad únicamente se ciñe a esas pesquisas en concreto, allana el camino a un posible reconocimiento de los hechos en el marco de otras causas en las que también está imputado. 

Una de ellas es la relativa al presunto trato de favor del que gozó la empresa Over Marketing bajo el mandato de Matas. Encargada también del diseño de las campañas electorales del PP, los trabajos de la agencia fueron retribuidos con dinero negro, labor de la que se encargaba Areal, según la confesión efectuada por el dueño de Over, Daniel Mercado.

Asimismo, uno de los constructores que se encargó de la reforma de la sede del partido --que también se encuentra bajo lupa judicial-- aseguró en otro de los flecos de la causa haber recibido personalmente 70.000 euros en efectivo de manos del ex tesorero popular.  

Comentar