Conflicto abierto en Súmate por la continuidad de Eduardo Reyes como presidente

Miembros de la entidad ven "incompatible" que continúe en el cargo si es diputado en el Parlament y señalan su "carácter fuerte"

2 min
El presidente de Súmate, Eduardo Reyes, junto al cabeza de lista de Junts pel Sí, Raul Romeva, y Gabriel Rufián, miembro de Súmate.
Laura Fàbregas
Martes, 20.10.2015 12:37

Súmate, la entidad de castellanohablantes a favor de la independencia de Cataluña, no está pasando por su mejor momento. El actual presidente de la entidad, Eduardo Reyes, no parece tener la más mínima intención de abandonar su cargo si entra de diputado por Junts pel Sí en el Parlament.

Su reticencia a ceder el cargo, sumado a un "tono" poco conciliador, ha despertado los recelos de una parte importante de los miembros de la organización, que quieren que la entidad de la que forman parte siga siendo una "entidad civil", independiente de la política institucional.

Un miembro de la asociación que, pese a no estar en la última reunión en la que algunos medios han explicado el ambiente tenso que se vivió, ha reconocido a Crónica Global que hay un "conflicto interno" y que hay gente que "ve incompatible que [Eduardo Reyes] sea diputado y presidente de Súmate al mismo tiempo".

Priorizar la negociación entre CDC y la CUP

La misma fuente alega que ahora se deben centrar en "la negociación entre Mas y la CUP". Este miembro de Súmate ha admitido que, sobre la investidura de Mas, se está dando "un mensaje ambiguo".

Esto se debe a que Reyes es candidato de Junts pel Sí, y que también hay otros miembros de Súmate --como el mismo Antonio Baños-- que se presentaron por la CUP. La decisión que toman a este respecto representa un acuerdo de mínimos en el que limitan su apoyo a las "formaciones independentistas".

Eduardo Reyes, un "carácter fuerte"

El carácter fuerte de Reyes es conocido por los miembros de Súmate, que han vivido como en más de una ocasión el presidente de la entidad ha impuesto su voluntad al resto de la cúpula directiva.

La fuente comenta que "tiene un carácter fuerte" propia de una "generación" y de un "sector de la inmigración que es así", pero matiza que "es solo un tono y un estilo" que no viene acompañado de una conducta agresiva.

Comentar