Corea del Norte, el cortijo de una saga

Cómo un partido marxista acaba siendo el mecanismo de consolidación de una dictadura monárquica sin corona

6 min
Aspecto del desfile militar con el que se conmemoró el 70 aniversario del Partido de los Trabajadores.
Redacción
Domingo, 11.10.2015

Corea del Norte celebró el sábado el 70 aniversario de la fundación de su Partido de los Trabajadores, el único partido del país. Kim Jong-un, el nieto del hombre que consolidó el poder del partido, estuvo al frente de las espectaculares celebraciones de la misma forma que domina el Estado y el Ejército.

La historia comenzó el 17 de octubre de 1926, cuando un adolescente Kim Il-sung, quien luego se convertiría en el primer líder de Corea del Norte, creó la Unión para Derrotar al Imperialismo. Fue fundada, según cuenta la propaganda oficial, para luchar contra el imperialismo japonés y promover el marxismo-leninismo.

La coalición

La máquina de propaganda de Corea del Norte quisiera celebrar este momento como el aniversario de la fundación del partido. Para otros, la verdadera fundación se produjo en 1949, cuando los comunistas de Corea del Norte y de Corea del Sur finalmente crearon una coalición con el objetivo de avanzar hacia una Corea unificada..

Kim Il-sung se convirtió en una especie de leyenda por su atrevido asalto al pueblo de Pochonbo en 1937 cuando, a la edad de 24 años, comandó una unidad militar que capturó una población controlada por Japón en la frontera coreana. Esto fue visto como un importante logro militar, pese a que sólo duró unas pocas horas.

Los soviéticos lo colocaron en el centro de una extraña coalición que se convirtió en el Partido de los Trabajadores de Corea del Norte. Este incluía a activistas chino-coreanos, miembros de la diáspora coreana de Rusia, comunistas de Corea del Sur que emigraron al norte y milicianos de las guerrillas de Kim.

Kim En los años que siguieron a 1945 otras personas tuvieron nominalmente posiciones clave en la estructura comunista de Corea del Norte, pero Kim Il-sung siguió siendo su principal figura. No disfrutaba de un perfil público muy destacado, y los soviéticos trabajaron en ello de forma lenta pero constante.

Con Kim Il-sung firmemente asentado en el poder en 1950, la reunificación con Corea del Sur ocupaba un lugar prominente en la agenda de Corea del Norte y entonces se produjo la guerra de Corea.

Aquellos rusos y chino-coreanos que habían sido parte de los inicios del partido fueron eliminados del camino a través de exilios, de la cárcel y de las desapariciones. Es bien sabido que los funcionarios del partido vinculados a Rusia y a China que organizaron un complot contra Kim Il-sung fueron eliminados tras una dramática confrontación en un congreso del partido en 1956. Algunos de sus descendientes aún viven en centros de detención política.

Apenas un año más tarde, el Partido de los Trabajadores adoptó el sistema de castas Songbun. Era, en realidad, una purga política masiva de la sociedad de Corea del Norte a través de la clasificación social.

Existen pocas guías definitivas sobre el Songbun, conocido por ser al mismo tiempo complejo y opaco. En esencia, la gente era separada en tres grupos: la clase central, la clase indecisa y la clase hostil. Los pertenecientes a la llamada clase "hostil" eran fundamentalmente aquellos considerados como una amenaza política y no tenían esperanza de lograr ningún avance personal o profesional.

El Departamento de Orientación del Partido ejercía el control y muchos expertos creen que este era el verdadero poder central en la década de 1960, cuando las autoridades comenzaron a clasificar a cada ciudadano como amigo o enemigo.

Entre 1967 y 1971 se produjo un baño de sangre cuando 17 altos funcionarios fueron purgados. Las purgas apuntaban hacia miembros de la guerrilla original de Kim Il-sung.

En el quinto congreso del partido en 1970, se completó su transformación de un típico partido político marxista leninista a uno que veneraba a Kim Il-sung y que se hacía responsable de cumplir con su voluntad.

Estatuas El próximo paso era asegurar que su hijo quedara en situación de heredarle. Kim Jong-il fue elevado a posiciones de liderazgo en el partido en 1973 y 1974, siendo lo más importante su designación como cabeza del Departamento de Orientación.

Desde esa posición, Kim Jong-il fue ascendiendo a muchos de sus partidarios. Además, castigaba a quienes se atrevían a retarle como, por ejemplo, su madrastra Kim So'ng-a'e, quien presionaba para lograr para su hijo Kim Pyong-il la posición de sucesor.

Usando su control sobre los medios de comunicación de Corea del Norte y sus vínculos con las agencias de seguridad interna, Kim Jong-il efectivamente logró echar a un lado a su madrastra y a sus medio hermanos. En la década de 1990, Kim Jong-il purgó a decenas de altos oficiales, haciéndose así con el control de los militares.

Después de la muerte de Kim Il-sung en 1994 y por el impacto social más amplio de la hambruna que sufrió Corea del Norte, conocida como La Marcha Penosa, el partido se convirtió en algo moribundo. Su Comité Central no se reunió entre 1993 y 2009, y los puestos claves vacantes se quedaban sin cubrir.

Aún tenía funciones administrativas, pero como entidad política estaba disminuido. En 2010, Kim Jong-il revivió el partido como institución política para hacer frente al empeoramiento de su salud e impulsar la sucesión de su hijo Kim Jong-un.

Bajo Kim Jong-un, el partido ha prosperado como institución política. El líder norcoreano ha estado involucrado en el resurgimiento del partido desde 2007 y, como líder supremo, al igual que su abuelo, ha utilizado el buró político del partido para despedir públicamente a funcionarios díscolos, como hizo con el ex jefe del Estado Mayor, Ri Yong-ho, e incluso con su propio tío, Jang Song-thaek.

Kim Jong-un también está construyendo su base de poder mediante la comisión militar central del partido. Así sostiene el legado familiar de mantenerse dentro del partido.