Sanidad se desentiende del caso de los fármacos de Abbvie

El Gobierno central descarta adoptar medidas específicas para controlar los efectos del medicamento prohibido en EEUU contra la hepatitis C

4 min
Fachada del edificio del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Laura Fàbregas
Martes, 27.10.2015 00:00
La crisis abierta en Estados Unidos por las advertencias de la Agencia Estadounidense de Medicamentos --FDA por sus siglas en inglés-- sobre la peligrosidad de dos fármacos contra la hepatitis C que habrían causado la muerte de siete pacientes ha llegado en España. Pese a ello, el Gobierno se ha desentendido del asunto.

La multinacional Abbvie, el laboratorio encargado de producir estos dos medicamentos --Viekira Pak y Technivie-- en Estados Unidos, también tiene una parte muy importante de su negocio en Europa, comercializando el producto bajo otro nombre y con una composición distinta, como en el caso de España, donde el fármaco se conoce por el nombre de Viekirax.

Sanidad no ve necesario llevar un registro

El Ministerio de Sanidad no ha comunicado aún si se ha producido algún caso parecido en España, y tampoco ha abierto ningún protocolo de actuación con el que informar a los pacientes de hepatitis C sobre si se incurre o no en algún peligro con la prescripción y el consumo de este tipo de medicación.

En Estados Unidos los casos detectados son 26 (7 de los cuales han fallecido), sobre un total de 35.000 pacientes de hepatitis C tratados.

Fuentes del ministerio han explicado en Crónica Global que "este problema" se está evaluando "a nivel europeo" y "dentro del informe periódico de seguridad del medicamento", como así se realiza con todos los nuevos medicamentos.

Abbvie actualiza la ficha técnica

Por su parte, Abbvie ha informado a instancias de este digital que, de momento y según la información de la que disponen, se trata de un tema que afecta "de modo exclusivo a Estados Unidos". En cualquier caso, el laboratorio ha matizado que se está poniendo en conocimiento de los clientes el asunto con el fin de "modificar la ficha técnica" del fármaco para que no se recomiende en ningún caso y pase a "estar contraindicado".

Asimismo, han señalado desde la compañía que "la máxima prioridad" ahora es ofrecer "seguridad" a los pacientes. A la vista de la alarma creada, Abbvie ha concluido "en consenso con la FDA" actualizar la ficha técnica del medicamento.

LA PLAFHC pide contactar con los hepatólogos

Damián Caballero, uno de los portavoces de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C (PLAFHC), ha explicado a este rotativo que "no hay motivo de alarma" porque en los casos hallados en EEUU el fármaco se empleaba solo en "pacientes con cirrosis descompensada". Algo que, según su opinión, no ocurre en España porque a los pacientes con este tipo de cirrosis "se les administra otro tipo de medicación".

Caballero, sin embargo, ha añadido que en la hipotésis de que sí que existan casos de "cirróticos no descompensados" a quienes se les haya subministrado este tratamiento "que se pongan en contacto con su hepatólogo".

Sanidad desconoce si se comercializa el fármaco

La desinformación sobre el caso ha llegado a tales extremos insospechados que el propio ministerio no ha sabido responder si el fármaco en cuestión está al alcance de los pacientes españoles mediante su comercialización.

Desde el ente público han alegado que la FDA no tiene competencias en Europa y que, en consecuencia, la Agencia Española de Medicamentos depende de las directivas de EMA, la Agencia Europea de Medicamentos. No obstante, han dejado la puerta abierta de que puede llegar a "pacientes concretos" si se ha solicitado a petición de alguna "comunidad autónoma".

"El problema aparece en pacientes con daño hepático grave, y la información del producto a nivel europeo ya incluía una contraindicación en estos pacientes", han afirmado fuentes de Sanidad con el fin de zanjar la polémica.