El director que filmó a los Beatles, Jimi Hendrix y Maria Callas, en Barcelona

El festival de documentales In-Edit da el disparo de salida de su edición número 13 en Barcelona, Madrid, Bilbao y Valencia con 51 títulos para todos los gustos musicales

4 min
El director Tony Palmer
Cristina Farrés
Domingo, 25.10.2015 19:15

Su cámara filmó a los grandes nombres de la música del siglo XX. Estrellas de la talla de The Beatles, Jimi Hendrix, Maria Callas o Ignor Stravinsky. Incluso escribió y dirigió junto a Frank Zappa el film surrealista 200 Motels. Ha sido director de documentales, de películas de ficción e incluso de escena en teatro y ópera. Tony Palmer es una figura clave en la escena musical, el encargado de inmortalizarla, y el próximo viernes 6 de noviembre estará en el Palau de la Música de Barcelona.

En el templo de las artes modernista de Lluis Domènech i Muntaner (mancillado por Millet y Muntull en el marco de uno de los presuntos casos de financiación irregular de CDC) acogerá el próximo viernes una master class del director británico.

¿Cuál será su contenido? Depende de lo que él mismo quiera explicar. “Le damos el micro durante algo más de una hora para que explique su obra y eduque o muestre a los presentes lo que crea que es relevante”, indica el director del festival In-Edit, Cristian Pascual. El pequeño evento por el que pasaron el año pasado 33.000 personas entre sus ediciones simultáneas en Barcelona, Madrid, Bilbao y Valencia y se internacionalizó en siete países de la UE y Latam, ha conseguido que Palmer aterrice en la capital británica y comparta su experiencia con los que quieran asistir a la sesión; que también será grabada.

51 títulos

El disparo de salida de la 13 edición del festival tendrá lugar una semana antes en las salas de cine Aribau, en el centro de la ciudad. Allí, se proyectarán a lo largo de 10 jornadas documentales musicales de todo tipo.

Un total de 51 títulos que van desde el material de Palmer, que en algunas sesiones será presentado por el propio director, hasta films dedicados a la boy band por excelencia de los 90, los Backstreet Boys; The Amazing Nina Simone (la increíble Nina Simone); Chavela Vargas; Kurt Cobain, el malogrado líder de Nirvana; Daft Punk e incluso el cantaor de Badalona (Barcelona) Miguel Poveda.

Madrid, Bilbao y Valencia

Al final, se entregarán varios premios (sección internacional, nacional y galardón del público). Una cata de la misma programación se podrá ver en los mismos días en el festival BIME de Bilbao, donde In-Edit tiene un espacio propio; los cines Golem de Madrid y en Las Naves, en Valencia. Cristian Pascual, director del festival In-Edit

¿Quién hay detrás de la organización? Un equipo dirigido por Pascual y su socio, Uri Altell, formado por 12 personas, colaboradores externos durante la época del festival y un presupuesto de 300.000 euros, el 25% del cual viene de aportaciones públicas del Ministerio de Cultura, la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona. “Por defecto, los festivales de cine son deficitarios”, manifiesta Pascual.

Economía de escala y plataforma de difusión

“Nuestra filosofía es intentar llegar al máximo de lugares posibles de la forma que sea más sencilla”, añade. Por ello aplican economías de escala, como “amortizar la estructura del festival que a se está haciendo en Barcelona, aprovechando los derechos o comprando al mismo tiempo varios pases”. Incluso se ha puesto en marcha una plataforma propia para comercializar los documentales en streaming, In-Edit TV.

Su funcionamiento es parecido a la de otras iniciativas en este sentido. Pascual explica que se basa en el “alquiler de películas que cuestan entre dos y tres euros para acceder a ellas a lo largo de 72 horas”. Los consumidores de este tipo de films son un público reducido, pero se espera que con facilitar los métodos de acceso al material a un precio competitivo la base incremente.

Internacionalización

Con esta filosofía, In-Edit ha aterrizado en Chile, Colombia, Brasil, México, Argentina, Uruguay y Grecia. “Anunciaremos nuevas aperturas tanto en Europa como en América Latina”, indica el director. Fuera de las fronteras españolas el festival se organiza “a pulmón” sólo con los recursos propios del grupo de impulsores.

Los implicados declaran que la experiencia ha sido gratificante, especialmente “cuando empieza el pase de una película y ves que la gente disfruta”. Eso sí, sufren los mismos problemas de todos lo que han decidido exportar un producto: “Entender los mercados locales y superar barreras como la seguridad financiera y empresarial”.

La previsión para la 13 edición del In-Edit es superar los 33.000 espectadores del año pasado. “La venta de entradas avanza a buen ritmo”, declara Pascual. Además del festival, los profesionales del sector cuentan con un apartado profesional con el objetivo de ofrecer algo de mentoring. El objetivo: divulgar el sector.