El Gobierno chino pone fin a la estricta política del hijo único

La autoridades comunistas amplían a dos el número de descendientes que las parejas podrán tener en adelante

2 min
El partido comunista permite que las parejas chinas tengan dos hijos.
Redacción
Jueves, 29.10.2015 13:00

El Partido Comunista permitirá que todas las parejas puedan tener dos hijos, derogando así de forma definitiva la ley que no permitía a las familias tener más de un descendiente.

Las autoridades chinas han pactado esta derogación en una reunión concluida este jueves y que ha servido para elaborar la 'hoja de ruta' quinquenal con la que guiar el desarrollo social y económico del gigante asiático durante el periodo 2016-2020.

Revisada hace dos años

Esta medida pone fin a la estricta política del hijo único en vigor desde hace décadas y que ya había sido revisada parcialmente a finales de 2013 en función de los hermanos que tuviesen los progenitores.

La eliminación de la política supone un paso más --y definitivo-- en los cambios introducidos en 2013, cuando el Ejecutivo determinó que las parejas en que alguno de los dos progenitores fuese hijo único podían tener más de un descendiente, en respuesta a un desequilibrio demográfico que amenazaba el futuro de China.

Aumento de la población

A raíz de estos cambios parciales, las autoridades ya detectaron un repunte en la tasa de natalidad. La Comisión Nacional de Planificación Familiar (CNPF) informó en julio de que en 2014 se registraron 16,78 millones de nacimientos, por encima de los 15,92 millones de 2010.

La primera regulación sobre planificación familiar se introdujo a finales de la década de los 70 para detener el crecimiento poblacional. Así, se prohibió a las parejas de zonas urbanas tener más de un hijo y se fijó un límite de dos para las parejas de áreas rurales, siempre y cuando del primer embarazo naciera una niña.

Como consecuencia de ello, las autoridades chinas lograron impedir unos 400 millones de nacimientos, provocando una fuerte caída de las tasas de natalidad con un descenso anual de 3,45 millones que podría alcanzar los 8 millones anuales después de 2023.

En términos generales, el plan anunciado este jueves por el Partido Comunista contempla un "crecimiento económico medio-alto" para los próximos cinco años, en los que el Gobierno prevé doblar --tomando como referencia los datos de 2010-- la renta per cápita de toda la población, tanto la urbana como la rural.