El Gobierno pagará 10.000 € diarios de multa a Bruselas por no reformar la estiba

El Ejecutivo de Rajoy intenta a toda costa evitar una paralización de los puertos españoles en la antesala de las elecciones generales de diciembre

2 min
Los intentos de liberalización de la estiba de los puertos españoles siempre han estado rodeados de conflictos.
Redacción
Miércoles, 14.10.2015

La Comisión Europea amenaza al Gobierno español: si no cumple con la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, emitida el 11 de diciembre del año pasado y en la que se obliga a liberalizar el sector de la estiba, España podría incurrir en una multa con un coste cercano a los 10.000 euros diarios.

El Gobierno ya ha oficializado que no piensa hacer nada para cumplir la sentencia europea, que es vinculante y obligatoria. La Comisión Europea lo sabe y presiona al Gobierno para que se aplique cuanto antes, de manera que España se adapte al marco europeo y mejore la competitividad en los puertos.

Pasar la patata caliente

La liberalización de la estiba, de acuerdo con la sentencia, no sólo es obligatoria: es clave para generar empleo, crecimiento y desarrollo económico en un país como España, en el punto de mira de Bruselas por los objetivos de déficit.

El movimiento del Ejecutivo, señalan fuentes próximas al Ministerio de Fomento, “es para escurrir el bulto”. El Gobierno pasaría así la patata caliente al próximo Ejecutivo resultante de las elecciones generales del 20 de diciembre.

Discurso electoral de recuperación

En ningún caso, apuntan las fuentes consultadas, el Gobierno quiere verse envuelto en una situación de inestabilidad con los puertos al final de la legislatura. La inestabilidad puede desembocar, eventualmente, en una huelga; con el perjuicio económico que supone.

Los puertos son capitales en la economía española, y una huelga de la estiba podría descabalgar el discurso de la recuperación, tal y como indican fuentes del entorno de Puertos del Estado. “La recuperación va a ser eje vertebral de la campaña de Rajoy”, aseguran estas fuentes, “y no va a permitir que nada lo estropee”.

Coste marginal de la reforma

El problema, destacan, es que el aplazamiento de estiba será penado por Bruselas. La Comisión hará pagar 10.000 euros diarios al Gobierno hasta que formalice la reforma. Son 300.000 euros al mes, una multa que tendrá que seguir pagando el próximo gabinete emanado de las elecciones del 20 de diciembre hasta que tenga los equipos formados y la voluntad de acometer la reforma. 

La reforma de la estiba, el caballo de batalla de la patronal ANESCO, costará al contribuyente el equivalente al salario anual de 12 maestros, según las empresas del sector. “En un momento de precarización y recortes, coinciden las fuentes consultadas, el Gobierno tendrá que explicar por qué se pagan multas por mero electoralismo”, añaden.