El Salón Náutico de Barcelona quiere dejar de ser para burgueses

La feria impulsada por el empresario Luis Conde manifiesta que quiere ser asequible a todos los bolsillos a la vez que el sector empieza a notar la recuperación económica

3 min
De izquierda a derecha, Carlos Sanlorenzo, Luis Conde y Jordi Freixas
Cristina Farrés
Martes, 6.10.2015 12:07

El Salón Náutico de Barcelona dará el disparo de salida el próximo miércoles, 14 de octubre, a su 54 edición con el foco puesto en quitarse de encima la etiqueta de feria elitista y burguesa más acorde con la nueva realidad de un sector que este año empieza a superar el envite de la crisis. El secretario general de la patronal Anen, Carlos Sanlorenzo, la relató: registró un crecimiento global del 10,5% hasta septiembre pero el 89,9% del total de matriculaciones de embarcaciones de recreo correspondían a los barcos más pequeños, de menos de ocho metros de eslora (3.388 matriculaciones, el 9,9% más que el mismo periodo del año anterior).

“Nos encontramos ante consumidores distintos con nuevas fórmulas de utilización de la náutica en el que el concepto de propiedad ha quedado desplazado por el de compartir”, indicó Sanlorenzo en la presentación del evento este martes por la mañana en la capital catalana. Por ello, la organización de la feria de este año será algo distinta y perderá importancia el village, el recinto donde los grandes de Barcelona se dejaban ver

Fin de la gran cena empresarial

Además de alejarlo del bullicio de la feria, se deberá acudir al recinto VIP con una lanzadera marítima. La organización del salón ha decidido renunciar a la gran cena empresarial que cada año se celebraba en ese espacio. “Con acierto, se ha tomado la decisión este año de no celebrar esa gran cena para los empresarios”, anunció el presidente del salón, Luis Conde, uno de los primeros ejecutivos de la ciudad, cofundador de la empresa de cazatalentos Seeliger y Conde y embajador VIP de Seat, entre otros.

Se cambiará por la Noche del Saló Náutico, un evento abierto a toda la ciudadanía con espectáculos e invitaciones a disposición de los expositores. “Queremos que sea un evento cachondo, que esté bien y a que no dé corte entrar como ocurría en el village”, manifestó el presidente del salón.

Entradas a 12 euros

Conde fue el primero en marcar la nueva imagen que quiere dar la feria al sacarse la corbata en la puerta del recinto de Feria Barcelona, donde se celebró la presentación del evento y sus impulsores posaron ante las cámaras. “Quitarnos la corbata es casi irreversible, veo que nadie lleva una en la presentación. Sólo la llevaré para la inauguración”, bromeó ante los presentes.

Los interesados en asistir a la feria deberán pagar 12 euros, la entrada será gratuita para los menores de 12 años. El director del salón, Jordi Freixas, señaló que los metros de exposición terrestre han crecido el 22% y los de embarcaciones en el agua entre el 5% y el 6%. A una semana del disparo de salida, la organización ha colgado el cartel de completo tanto en el Moll de la Fusta como en el Moll d’Espanya, los dos espacios colindantes en los que se distribuye la feria.

Objetivo: 55.000 visitantes

Participarán más de 260 expositores nacionales e internacionales que presentarán 80 modelos nuevos de embarcaciones de los más de 670 que se exhibirán; 50 novedades en accesorios electrónicos y motores de última generación además de otros servicios.

Esperan captar a 55.000 visitantes en los cinco días de feria.