En la guerra todo vale

6 min
Viernes, 30.10.2015 00:00

El titular no es un eufemismo. Y por si dudan. Hablo de Cataluña, la Cataluña de todos. Las cosas claras, las cartas boca arriba. Si el tema se complica mas, y vamos de camino sin frenos, no duden que algunos ya tienen preparadas unas listas para llevarnos al muro, no precisamente al de Facebook. Imaginen, si los "rufianes" son capaces de abofetear a sus 'colegas' en una reunión informal, ¿qué harán con esos que su líder xenófoba, Carme Forcadell, tildaba de enemigos de Cataluña?. Pues les confirmamos que listas hay, y que algunos sabemos que estamos listados.

El Gobierno actual sueña con emular a un asesino como Companys. Un fascista creador en los años 30 del infumable 'Comité Central de Milicias', desde el que fueron 'cepillados' miles de catalanes en unos meses

No sufran, seguramente no estaremos solos. Quien no piense con la estelada en la cabeza tiene números de estar en esas listas. El Gobierno actual sueña con emular a un asesino como Companys. Un fascista creador en los años 30 del infumable 'Comité Central de Milicias', desde el que fueron 'cepillados' miles de catalanes en unos meses. Con referentes así imaginen la orgía de sangre que algunos enfermos mentales desearían en una sociedad más culta como esta. Porque no estamos en los años 30, donde la delación era la clave de la detención. Ahora, con unas redes sociales tan potentes tenemos la libertad de ponernos a tiro de cualquier chalado de manicomio. Pero, aunque suene extraño, tenemos la libertad, la formación, la educación e incluso el deber de hacerlo por un mejor futuro.

Sí, hablo de esos chalados. Esos que se envuelven en la bandera para mantener su dinero oculto en paraísos. Esos cobardes que son capaces de aniquilar a su pueblo aunque pierdan el plebiscito que plantean. Esos que ignoran el principio de 'un ciudadano, un voto', y quieren convertir cualquier calle en un grito, en un robo. Y, aunque sorprenda, es 'respetable' en esa ideología cada día más cercana a los oscuros años 30 de pensamiento único que tengan en mente exterminar a quien no piense como ellos. Esa es su idea de país. Un país limitado a unos señores de 'la familia' encumbrados por miles de esclavos sumisos con una autoestima por los suelos.

Eso es ahora Cataluña. Un país donde unos trabajan y otros roban en libertad. Un país sin Europa, sin democracia, con 'checas' oscuras para aquellos que no pensemos igual

Un país donde el 3, el 4 ó el 20% ya sea un negocio, no un robo. Un país donde el hijo del presidente, como cualquier reyezuelo de esos africanos que tanto reíamos hace años, tenga millones en el banco, tenga derecho de pernada o coleccione coches de lujo. Sí... ¡pero no miren a África!, miren a su alrededor y entiendan que eso es ahora Cataluña. Un país donde unos trabajan y otros roban en libertad. Un país sin Europa, sin democracia, con 'checas' oscuras para aquellos que no pensemos igual. Eso es la democracia para algunos. Suprimir quien no piense como ellos, simplemente exterminarlo. Lean discursos del Reich en los años 30 y verán no pocas coincidencias con algunos personajes actuales.

Sí, seguramente yo y más columnistas de este medio, y de otros, estaremos en las listas. Pero piense fríamente: ¿Usted ha robado a la Generalitat? ¿Usted ha sido investigado por el "coño" de la Udef? ¿Usted ha ido a las fiestas de la 'famiglia'? ¿O usted ha mantenido fidelidad al líder Mas? Pues si algun punto no ha sido cumplido, lamento decirle que usted también puede estar en esas listas. En las guerras, y esto empieza a serlo, todo vale y estar en una lista depende simplemente de un mal gesto o una mala opinión. Estos no tienen miedo. Simplemente traban acciones de supervivencia basadas en dogma y fe con 'gente empastillada' cuyo único fin en la vida ha sido robar y someter a quien no piensa como él.

En las guerras, y esto empieza a serlo, todo vale y estar en una lista depende simplemente de un mal gesto o una mala opinión

En Francia fueron suprimidos en la Revolución francesa, aquí ciertamente no dudo que si tiran por ese camino tendrán un mismo final. La guerra es dura pero, señores, a la guerra vamos todos. No lo duden. Unos escribiendo, otros actuando. Todos somos catalanes. No hay buenos ni malos. Todos lo somos. Tanto los que pensemos A, como los que pensemos B. Quizás debemos dar por finalizado el tiempo donde unos han creído que por chillar más pueden robar más o, peor aún, son más catalanes. Curiosamente un pensamiento sangriento creado ante una falta autoestima tan grave que les incapacita incluso para mear en el campo sin tener su miembro bien asido.

Estos no deben olvidar que la gallardía no se demuestra cobrando miles de euros por vivir de rentas en un parlamento, sino trabajando de sol a sol en una mina o, en el siglo XXI, en una oficina. No dudo que, cuando alguna chispa confirme que esto es la guerra, veremos en segundos cómo los cobardes huyen con su dinero dejando Cataluña hecha un Cristo. Así fue con Rafael Casanova huido en 1714, así fue con Lluís Companys huido en 1939 y así será con Artur Mas en 2015. Somos un territorio con tan poca autoestima que a los traidores, cobardes, ladrones, asesinos, en fin, a todos aquellos que huyen como ratas encima los recordamos con fiestas, monumentos y parafernalias. En Cataluña siempre hemos hecho homenajes a los cobardes y no duden que en breve Artur Mas pasará a esa situación tan catalana de cobarde homenajeado. Aquí estaremos en Guerra, pero él seguramente se reirá en Laos o en Canadá guardando su dinero.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar