Estrategias defensivas frente a las grandes redes de cajeros automáticos

Las últimas regulaciones del Banco de España han dejado en suspenso las políticas de asociación de las entidades de tamaño medio

3 min
Jaume Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell.
C. F.
Lunes, 26.10.2015 00:00

El Banco de España se opuso el pasado julio al cobro de dos comisiones en los cajeros cuando los usa un cliente ajeno a la entidad, la primera para la entidad emisora de la tarjeta y, la segunda, los polémicos dos euros para al titular del cajero.

El regulador sabe que la comisión por la utilización del cajero no es una fuente de ingresos, sino una estrategia defensiva. ¿Cómo puede sobrevivir un banco como ING, que ha sido intervenido en su país con una inyección de 10.000 millones, en un mercado como el español sin apenas cajeros cuando la esencia de su negocio es precisamente internet y la banca sin oficinas?

Competencia desleal

Quienes han invertido cantidades ingentes para tener una red telemática eficiente no ocultan lo que consideran una competencia desleal. Por esa razón, establecer comisiones por el uso de la red de la competencia, no es tanto una fuente de ingresos, sino un freno a la competencia desleal.

Caixabank fue pionera en la aplicación de una medida que tuvo poco impacto en la cuenta de resultados, pero que ha servido para poner sobre el tapete el valor de la inversión en la red --unos 500 millones-- frente a la de la competencia.

La prohibición del regulador no cerró el debate sobre quién, cómo y en qué condiciones se pueden usar los cajeros automáticos de otras entidades.

Estrategias de grupo

Mientras el sector seguía la estela de Caixabank e incluía el recargo a clientes ajenos a la entidad, Banco Sabadell, Bankia y las cajas de la red EURO 6.000 firmaban en septiembre un acuerdo para permitir a los clientes usar sus cajeros sin comisiones.

De entrada, implicó que las tres entidades consiguieran una red de 17.730 terminales en todo el país, aunque las condiciones del pacto se deberán revisar. “La situación ha cambiado respecto a la que había, es un viaje de ida y vuelta”, manifestaba el consejero delegado de la entidad catalana, Jaume Guardiola, el pasado viernes en la presentación de los resultados trimestrales.

Mejor servicio

¿Qué plantea el banco? Su directivo no lo reveló. Se limitó a defender que la “alianza tiene mucho sentido, pero a la luz de la nueva situación debemos trabajar para ver cómo termina”. Lo que está claro es que no plantean dar un paso atrás.

Sabadell, con 3.246 terminales situados básicamente entre Cataluña y Comunidad Valenciana (herencia de CAM) ganó en el servicio ofrecido a los clientes con el pacto con Bankia, con 5.559 cajeros más diversificados en el territorio por las cajas que dieron origen a la entidad (Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja) y la poderosa red de EURO 6.000, con 8.925 cajeros.