Ganduxer 5, la cueva de Ali Babá y los 40 ladrones

La UDEF sitúa en la oficina de Pujol Jr, situada en la parte alta de Barcelona, el epicentro del intercambio de contratos por maletines

6 min
El auto del juez exlica las razones que llevaron a autorizar el registro de la famosa oficina del mayor de los Pujol.
Carlos Quílez
Sábado, 31.10.2015 19:43

En diversos informes operativos de la unidad de delincuencia económica del Cuerpo Nacional de policía, UDEF, aparecen referencias al inmueble situado en el número 5 de la calle Ganduxer de Barcelona, donde Jordi Pujol Ferrusola había tenido sus oficinas.

Sobre ese piso (planta 6, puerta 4ª A-B) ha recaído la sospecha de haber sido escenario de abundantes y turbios acuerdos entre Pujol Ferrusola (y su cohorte de colaboradores) y lo que se conoce en la jerga policial como los paganinis, es decir, aquellos empresarios que intercambiaban maletines cargados de dinero a cambio de una situación privilegiada para el acceso a millonarios contratos de obra pública.

Por allí pasaban también otros muchos que simplemente querían tramitar una licencia o un permiso.

Anónimos suculentos

Una fuente directamente relacionada con la unidad de delitos de la Guardia Civil contra el patrimonio dice haber contabilizado en los últimos 5 años, hasta 14 denuncias anónimas que sitúan entre las cuatro paredes de Ganduxer 5 algunos encuentros de lo más florido y notorio del tejido empresarial catalán con el gran “conseguidor”, como ha sido tildado el hijo primogénito del ex president Pujol, incluso, por alguno de sus mejores amigos.

La UDEF se decidió a dar un paso adelante el día 7 de octubre de este año. Pidió formalmente la entrada y registro de las oficinas del Junior. La policía se amparaba en al menos seis informes previos (de febrero y junio de 2014; de febrero y abril de 2015; así como de otros dos de septiembre pasado).

El juez la aceptó por ser: “Proporcional, necesaria e idónea a los fines de la investigación”, según el auto Pieza separada comisión rogatoria internacional andorrana documental, perteneciente  a la causa secreta Tomo número 8 de las diligencias 141/ 2012 de fecha 26/10/15.

En ese momento, el juez De la Mata imputaba los delitos de blanqueo de capitales contra la hacienda pública y falsedad documental a Pujol, a su ex esposa y a un nutrido grupo de empresarios todos ellos vinculados a CDC o/y a Pujol Ferrusola.

Denuncias clandestinas y verosímiles

Algunos de aquellos 14 anónimos obran en poder de Crónica Global. Los hay de todo tipo: unos, superficiales y manifiestamente poco veraces, y otros, por el contrario, cargados de nombres, fechas y de una argumentación factual que, visto lo visto en el sumario que se sigue en el juzgado 5 de la Audiencia Nacional, se asemejan mucho, demasiado, a los mecanismos que De la Mata y los fiscales describen en sus últimos informes y que sitúan a Pujol Jr como la “X” de esta trama y como el ideólogo  y máximo responsable de la red de captación de comisiones y su ulterior blanqueo.

Aparecen nombres de constructores: pequeños, medianos y grandes. Aparecen las cantidades supuestamente pagadas y las fechas correspondientes con los contratos  facilitados. Uno de los anónimos explica de forma literal: “El constructor XXX negociaba la mordida allí, la obra se conseguía gracias a la participación del ayuntamiento de XXX, a unos 150 kilómetros de distancia, y el pago se efectuaba en metálico o en ingresos en ventanilla en distintas cuentas bancarias de Suiza y Andorra”.

Una aseguradora vinculada a un banco

Esas denuncias clandestinas coinciden en citar a una aseguradora que participaba de una sociedad constructora que a la vez estaba accionarialmente relacionada con un banco. Según se explica, las comisiones entraban en ese holding y se diversificaban hacia quien correspondiera.

Los anónimos también hablan de destacadas personalidades del mundo de la comunicación (uno de ellos, en manos de la policía judicial, apunta al propietario de una conocida cadena de radio en un informe plagado de detalles y que le sitúan como un “cliente habitual” de Ganduxer 5).

Destacan otros anónimos referidos a mordidas pagadas allí por distintos y conocidos empresarios de Barcelona y Girona, vinculados al sector de los servicios comunitarios, específicamente la recogida de basuras. Los menos, pertenecientes a empresas de nuevas tecnologías e informática. 

Cotejo de pruebas

La policía los ha desempolvado y trata de averiguar si lo que entonces se decía en estos documentos clandestinos, coincide con lo que ha aparecido en el registro de Ganduxer 5, que se prolongó durante más de 10 horas.  Sea cual sea  el desenlace de ese cotejo, lo que parece más que probable es que una de las consecuencias de todo ello será que el juez De la Mata acabe citando a declarar a otro de los protagonistas destacados de esos anónimos: Jordi Puig Godés, hermano del actual consejero de Empresa en funciones, Felip Puig.

Según fuentes próximas a la investigación, y a tenor de lo investigado hasta el momento, Jordi Puig era, presuntamente, un colaborador activo de Junior en esas tareas de movimiento de maletines.

El hermano del consejero aparece implicado en la denuncia que un bróker francés, Francois de Seroux, presentó justamente ante la UDEF hace 10 meses y que lo vinculaba con una trama de blanqueo de capitales que, según la denuncia, habría urdido el octogenario abogado Joan Piqué Vidal (defensor de Jordi Pujol en el caso Banca Catalana) para el blanqueo a través de una operación en Panamá de más de 250 millones de dólares. En esta trama, Seroux también implica explícitamente a Jordi Pujol Ferrusola.

¡Si las paredes hablases!

Un prestigioso inspector del policía, que durante años trabajó en el grupo de homicidios de Barcelona, comenta a menudo que cuando un agente llega al lugar del crimen ha de dejar que las paredes le hablen y le expliquen lo que han visto.

Si es cierto que el dinero que movió Junior es de origen criminal, (tal y como asegura  de forma literal el juez en sus recientes autos), y si es cierto que Ganduxer 5 era la cueva de Alí Babá, las paredes de aquellas oficinas guardan algunos de los secretos más reveladores, y a la vez, más pestilentes que se fraguaron gracias a aquella determinada forma de hacer política que gobernó Catalunya durante 23 años.

 

Comentar