Josep Oliu asegura que el Banco Sabadell es "fundamentalmente español"

El banquero alerta sobre el riesgo de políticas inadecuadas en la planificación presupuestaria en alusión al proyecto de 2016 elaborado por el Gobierno del PP

2 min
Josep Oliu durante la conferencia de esta mañana en Valladolid.
Redacción
Lunes, 19.10.2015 17:30

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ha señalado hoy en Valladolid que su banco es “fundamentalmente español” por su participación de mercado, además de internacional.

También ha advertido de que las políticas presupuestarias "no adecuadas", en alusión a los Presupuestos de 2016 elaborados por el Gobierno y muy influidos por la campaña electoral, los "populismos" de las formaciones que representan la alternativa al bipartidismo y los "arreglos contenciosos" catalanes pueden crear "riesgos" en la economía en el ámbito interno.

Oliu ha pronunciado una conferencia en el foro de El Norte de Castilla celebrado este lunes en el Museo de la Ciencia de Valladolid en el que ha analizado la situación de la economía actual, con perspectivas de crecimiento “más robustas”, y la proyección de futuro, así como la situación en la que se encuentra la entidad que preside.

Ajustes ya realizados

El banquero ha insistido en que las perspectivas económicas de España son "positivas" tras "cuatro años de cambios sustanciales" que han llevado a "cumplir planes de estabilidad", por lo que ha confiado en que en este entorno económico "favorable" se creen "puestos de trabajo".

Tras afirmar que el primer objetivo de la entidad es velar por los intereses de sus clientes con "independencia política", Oliu ha manifestado que "nuestro interés es el desarrollo de la actividad bancaria, en España, Cataluña y siempre sometido al sistema europeo de regulación", ha aseverado, tras lo que ha destacado su apoyo a la búsqueda de una "salida constitucional al contencioso" político entre el Gobierno y la Generalitat.

Tras realizar estas reflexiones el presidente del Banco Sabadell ha insistido en que los retos a los que se enfrenta la entidad se centran en la mejora de la rentabilidad, la transformación interna para garantizar un servicio próximo al cliente y la diversificación internacional con acceso a los mercados latinoamericanos.