Cotización Ibex 35

La banca española relaja la concesión de hipotecas más que la europea

El estocaje de viviendas procedentes de la crisis podría explicar una facilidad crediticia que no se produce con las empresas y con los préstamos para consumo

2 min
La banca española aún tiene en cartera promociones como la de la imagen, en Sant Cugat.
Joaquín Romero
Miércoles, 28.10.2015 21:24

En el tercer trimestre del año la banca española ha relajado sus criterios para conceder créditos hipotecarios a las familias, y lo ha hecho por primera vez desde 2006, un año antes de que empezara la crisis.

Además, esa relajación se ha producido cuando en el resto de los países de la zona euro se han restringido las condiciones para este tipo de préstamos. Tanto en España como en el resto de los países del euro han visto cómo se incrementaba la demanda de créditos debido a la bajada de los tipos de interés, a la mejora de la confianza y a las buenas perspectivas del mercado de la vivienda.

Ritmos diferentes entre España y el resto de la UE

El sistema bancario europeo y el español se mueven a ritmos distintos en lo que se refiere a la financiación de las empresas y al consumo de las familias, porque mientras los bancos españoles no han variado sus criterios para la concesión de estos créditos, su competencia europea sí ha sido algo más alegre a la hora de poner condiciones.

El Banco de España informa periódicamente de la evolución de la actividad crediticia de las entidades financieras después de recibir las respuestas que obtiene el BCE a una encuesta específica que remite a los diez bancos más importantes de cada país miembro de la UE.

Competencia entre los bancos españoles

La presión competitiva entre los bancos españoles, que pelean por ampliar su base de negocio y de clientes para mejorar la rentabilidad, podría haber afectado a toda la actividad crediticia, en el sentido de hacerla más permisiva, pero eso es algo que sólo ha ocurrido en las hipotecas.

También es cierto que algunas entidades españolas hace meses que vuelven a conceder préstamos por el 100% del valor de tasación de la vivienda, un fenómeno que en los años del boom inmobiliario se generalizó. En estos momentos, los bancos que financian la totalidad de la compra suelen hacerlo cuando el cliente adquiere uno de los pisos de su propiedad.