La banca se enfrenta al reto de aumentar su rentabilidad para sobrevivir

El rendimiento medio de la inversión en el sector oscila entre el 4% y el5%, mientras que antes de la crisis rondaba el 20%

2 min
José Ignacio Goirigolzarri preside Bankia desde mediados de 2012.
Joaquín Romero
Jueves, 22.10.2015 21:16

La banca española se enfrenta al reto urgente de aumentar la rentabilidad de su negocio, que en estos momentos está en una media de entre el 4% y el 5%, cuando antes de la crisis estaba en torno al 20%.

Esos ratios son insostenibles porque suponen la mitad del costo de capital, o sea del beneficio que esperan obtener los accionistas por su inversión en títulos bancarios.

Reducción de la capacidad instalada

Por esa razón, en estos momentos todos los bancos se proponen incrementar sus márgenes de forma urgente. De momento, ya han hecho los deberes de bajar costes: el sector ha reducido su capacidad instalada en los últimos cuatro años, lo que ha supuesto un recorte drástico de oficinas y de personal: 14.000 sucursales menos y un 25% menos de empleados.

La crisis ha obligado a hacer la reconversión, que a su vez se ha visto estimulada por las nuevas exigencias regulatorias derivadas precisamente de la crisis. De ahí, que el sistema financiero español haya aumentado en 280.000 millones de euros sus provisiones, a la vez que ha aumentado capital en 100.000 millones.

El martes pasado, Cristina de Parias, directora del BBVA España, apelaba a la necesidad de mejorar la rentabilidad de los bancos para garantizar su futuro, a la vez que reconocía que el ahorro de costes estructurales ha sido muy importante estos últimos años, por lo que en adelante tiene menos recorrido.

Bankia y BBVA, en el 'top ten' 

Y eso lo dice un banco con una rentabilidad del 9,8%, idéntica a la de Bankia, y sólo superada por el 10,58% de Bankinter. Todos los demás están por debajo.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, apelaba ayer en Barcelona a la necesidad de mejorar los ingresos del banco y de reducir sus costes para mantener su rentabilidad, un camino al que pueden ayudar las nuevas tecnologías, pero que dificultan los bajos tipos de interés, que se mantienen en el 0,05%, y las nuevas regulaciones, que cada vez exigen más capital a los bancos.

Esa es la razón por la que tanto Goirigolzarri como De Parias no descartan que el sector, tanto en España como en el resto de Europa, termine fomentando nuevas fusiones. Es una forma de mejorar los rendimientos aumentando el volumen de negocio por la vía de la integración.