La Cambra de Comerç evita el debate político y mantiene que el PIB catalán crecerá el 3%

La institución indica que sus perspectivas económicas sólo se basan en datos objetivos e insiste en que la desaceleración se debe a la normalización del avance económico

5 min
El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls (izquierda), y el director de estudios económicos, Joan Ramon Rovira (derecha)
Cristina Farrés
Miércoles, 28.10.2015 13:25

La pseudo moción de censura al presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls, del pasado 5 de octubre ha tenido efectos en su discurso. Ahora, la institución mantiene más que nunca una posición distante con el debate político abierto en Cataluña y elude de todas las formas posibles posicionarse a favor o en contra del proceso independentista y sus posibles consecuencias. “Nosotros no hacemos previsiones políticas, eso depende de los políticos”, declaró Valls este miércoles en la presentación del nuevo estudio de coyuntura económica de Cataluña.

La proyección de la Cambra es calcada a la del trimestre anterior: el PIB catalán avanza el 3% en el ejercicio en curso y el 2,8% el próximo ejercicio, una “moderación muy pequeña que se debe a la normalización del crecimiento a largo plazo”, en palabras del director de estudios, Joan Ramon Rovira.

Desaceleración de dos puntos básicos

Las exportaciones se desacelerarán del 5,4% de 2015 al 5,2%, la misma desaceleración que se prevé para las importaciones (del 6,2% al 6% en un ejercicio), la formación bruta de capital (de 4,7% a 4,5%) y del consumo privado (del 3% actual al 2,9%). La moderación más sustancial se registrará en el consumo público, que bajará casi un punto: del 1,9% que se espera para este año al 1% en 2016.

Por sectores, el valor añadido bruto (VAB) de la agricultura en la economía catalana pasará del 3,1% al 2,5% que se prevé para el próximo ejercicio; los servicios bajarán de forma más sostenida en línea al resto de la desaceleración (del 3% al 2,7%), mientras que la industria crecerá del 2,4% al 2,7% y la construcción consolida el cambio de tendencia y crece del 3,7% al 3,9%. Se trata de una cifra alta, pero el propio Valls alerta de que se parte de una base muy baja y que se está muy lejos de los niveles de la burbuja.

Mayor precariedad laboral

Todo ello, provocará que el avance de la ocupación en Cataluña pase del 3,1% al 2,8% en 2016. Esta es la cara menos amable de la recuperación, junto a la extrema temporalización de los nuevos contratos que se han firmado en el ejercicio en curso.

Según los datos recogidos por la Cambra, mientras que en 2014 la inmensa mayoría de las altas eran con un contrato indefinido, al ser el turismo el motor del importante crecimiento del PIB registrado en el año en curso se impone la estacionalidad y, por asociación, la precariedad laboral.

Datos objetivos

La proyección económica de la institución no tiene en cuenta una posible declaración de independencia. La Cambra sólo se ha hecho eco de “datos económicos contrastables”, según Valls, tanto del INE como del Idescat y la encuesta de coyuntura económica a 3.000 empresarios asociados cuyas preguntas están consensuadas con todas las cámaras de comercio en España y se repiten desde hace casi 35 años.

Las empresas de la Cambra son optimistas respecto al futuro que les espera y así lo recoge el informe. Sobre la independencia, la división que refleja la composición del Parlament de Cataluña se repite tanto en la comisión ejecutiva como en el pleno, que se reúne este miércoles después de comer.

Al margen del debate independentista

Valls se mueve entre dos aguas, el toque de atención recibido a principios de mes no tenía precedentes y, a pesar de que su presidencia no peligra, el debate aún está latente. Por lo que de cara a la galería esta mañana, más que nunca, era necesario dejar de lado el mensaje político y comentar sólo datos. Cifras que se puedan contrastar.

El único apunte que se ha permitido Valls ha sido uno en clave de las próximas elecciones generales, un toque de atención a los partidos de la izquierda a los que ni siquiera ha nombrado: “El nuevo Gobierno que salga de las urnas el 20 de diciembre deberá continuar con las políticas y reformas estructurales que sigan impulsando la recuperación”. Entre ellas, la simplificación administrativa y que se “dé libertad para desarrollar temas que mejoren la productividad”.

Entidad colaboradora de la administración

Sin más. La Cambra es ahora una institución aséptica en lo político. Ya ha sufrido en carnes propias las consecuencias del debate y su presidente tiene aprendida la lección.

“Las cámaras de comercio somos colaboradoras de las administraciones y la nuestra es la Generalitat. Si se nos pide responde una cuestión consultiva lo haremos”, manifestó. Por lo que no será raro si a lo largo de las próximas semanas emita algún informe consultivo cuando se desarrollen estructuras de estado como la futura ley de seguridad social o de hacienda pública catalana. Siempre por su naturaleza de colaboradora de las administraciones. Nada más.