Cotización Ibex 35

La crisis de Volkswagen deja en el aire las inversiones de Seat

El presidente de la automovilística indica a los trabajadores que revisará todos los proyectos del grupo que no sean “estrictamente necesarios”

3 min
El presidente de Volkswagen, Matthias Müller (arriba, derecha) y la revisión de las emisiones de uno de sus vehículos
Redacción
Martes, 6.10.2015 14:12

Han pasado algo más de 15 días desde el inicio de la crisis de Volkswagen y, finalmente, este martes el nuevo presidente del gigante de la automoción, Matthias Müller, anunció que la compañía revisará todas las inversiones previstas y “cancelará o aplazará las que no sean estrictamente necesarias”. No las detalló, pero las alarmas se encendieron en la sede de Seat, en Martorell (Barcelona), por los 3.300 millones de euros que se habían anunciado que llegarían a España. El presidente del comité de empresa de la firma española, Matías Carnero, confió en que la revisión no se lleve por delante esta previsión, que servirá para "garantizar el proyecto actual y las nuevas adjudicaciones" en la filial.

Müller hizo estas declaraciones ante uno 20.000 empleados reunidos en el headquarter del grupo, situado en Wolfsburg (Alemania). “Seré muy claro: esto va a ser doloroso”, manifestó. Así abrió la primera asamblea convocada desde que salió a la luz la alteración de unos 11 millones de motores diésel para falsificar las emisiones de los vehículos.

¿Promesas de empleo?

La única promesa que los sindicatos del grupo arrancaron del directivo es que Volkswagen mantendrá la política de empleos “seguros y de calidad”. El presidente del comité de empresa, Bernd Osterloh, informó antes de que la crisis no implicará “por el momento” un recorte de puestos de trabajo en el grupo.

Ambos aseguraron que una de las prioridades es mantener la fuerza laboral de la automovilística, pero nadie descarta que la necesidad de reducir costes por los efectos negativos de la crisis de la alteración de los motores.

Por ahora, no están cuantificados ni se puede hacer el ejercicio. No se sabe cuántas causas judiciales acumularán en todo el mundo, ni siquiera se tiene aún clara la alternativa que se ofrecerá a los afectados para quitar el software que altera las emisiones de los motores. El plan se dará a conocer en los próximos días.

Aclarar lo ocurrido

El presidente de Volkswagen se comprometió ante los trabajadores a aclarar de forma “rápida y sin miramientos” lo ocurrido. Ya han rodado cabezas en la cúpula de la compañía y se ha dejado claro que se va a reclamar responsabilidades en lo personal e incluso penales.

Se van a iniciar los procesos necesarios para limitar lo máximo posible el impacto negativo de la crisis en las cuentas del grupo. Las marcas del conglomerado de la automoción esperan los próximos pasos de Müller para saber cuál será la responsabilidad que deberán asumir para pasar página al momento más crítico de la historia de Volkswagen.