La orgía del año y las fotos más íntimas de Sara Carbonero

6 min

Lo que pasa en Las Vegas ya no se queda en Las Vegas o la resaca viral de Odom Lamar. En Hola muestra los encantos de su casa Sara Carbonero. En su blog casi muestra todos sus encantos

Pablo Planas
Sábado, 24.10.2015 17:19

En la barbería "Salón Peluquín" disponen de prensa deportiva y del corazón para entretener la espera de los señores clientes. Es un centro de reunión de varones de los que juegan a petanca y las revistas tienen más demanda que los diarios. De ahí que los periódicos deportivos estén infestados de historias como la orgía de Odom Lamar en un puticlub de Las Vegas, el "Love Ranch" para intentar recuperar su público objetivo, harto de las caras de Messi, Ronaldo, Ronaldo y Messi. Va a tardar meses en volver a andar el gigante Odom, dicen los médicos, tal es el estado en el que quedó. Su mujer es una Kardashian, de los Kardashian que no salen en la guía. Khloe, en concreto, la menos famosa de las tres bessones. Se estaban divorciando y ahora ella lo ha perdonado. Los abogados iban por el quinto volumen del reparto de bienes, que incluía una indemnización de quinientos mil euros por año casados. Llevaban seis. Lamar, de 35 años, estrella de Los Angeles Lakers (baloncesto), Khloe, de 31, famosa del reality. De todo esto parece inferirse que no hay nada como irse de picos pardos durante tres días y tres noches y quedar hechos unos zorros para reconciliarse con la pareja. El propietario del prostíbulo se queja de que aún no ha cobrado los 75.000 dólares que se gastó el exjugador con dos señoritas cuyos nombres de guerra son Ryder Cherry y Monica Monroe. Lamar estaba saliendo del colocón (que según el Daily Mail incluía toda clase de estupefacientes y estimulantes) y nada más abrir los ojos se encontró con su casi exesposa velándole a los pies de la cama hospitalaria. Lo que pasa en Las Vegas ya no se queda en Las Vegas, amigos. Si teclean en un buscador el nombre de ellas y el del rancho encontraran material no apto para menores de 18 años. Es lo que tienen Twitter, Instagram y las redes sociales. Adiós intimidad, hola, Odom, ¿cómo fue anoche?

Revista ¡Hola!

En lo que propiamente es la prensa rosa, la vida tiene dos caras y ambas están en el Hola. Sara Carbonero, célebre por su belleza, talento y esposo, el guardameta del Oporto y de España Iker Casillas, posa en portada y desvela algunos rincones de su casa. Les doy un enlace para que no se pierdan detalle del material, que está en modo open en el blog de Sara, titulado "Cuando nadie me ve" y vinculado a la revista Elle. Detalles de anticuario, estanterías minimalistas, la habitación de Martín y tal. E imágenes de ella enseñando que debajo de la camisa no lleva nada. Pura vida íntima. Foto de los pies en calcetines, otra tomando té antes de acostarse. Lo que es "Mi vida y mis picardías" Del marido no habla, pero está encantada en Oporto y abre la entrada sobre los rincones de su casa con una estrofa de una canción de Jeanette como dedicada expresamente al portero: "Y tiene el corazón de poeta de niño grande y de hombre niño, capaz de amar con delirio, capaz de hundirse en la tristeza, él tiene el corazón de poeta, de vagabundo y de mendigo y así lo he conocido y así me gusta a mí que sea, que tenga el corazón de poeta". Ojo al dato que esto es mucho más que un gol en La Condomina, el estadio del Murcia. Ahí está el busilis de la saudade, la morriña, el dolor sufrido en Madrid por Casillas y aún así, "hundirse en la tristeza". Luego ella en el blog se derrite de lo que bien que se vive en Oporto mirando los barcos pasar, y eso es casi literal. Muy recomendable para perder el tiempo.

En la parte de abajo, el lado doloroso de la vida con las declaraciones de Isa Pantoja sobre su madre presa, cargadas de emoción, de afecto filial y también de dolor. Se van a ir a vivir fuera de España. Ella ha conseguido la custodia definitiva de su niño, pero vuelve a hablarse con el padre del menor, un tal Alberto Isla, por el bien de la criatura. En fin, para tirar cohetes con el Hola.

Habla Isabel Preysler, la novia del Nobel Vargas Llosa, quien por cierto se despacha a gusto en el Babelia (hasta donde alcanza la cosa) contra la pérdida de la intimidad; identidad según su anterior familia. Isabel niega que la emancipación de su hija Ana Boyer, que se ha ido a vivir con su pareja, el tenista Fernando Verdasco, sea a causa del noviazgo con Vargas Llosa. Es que ella es muy independiente. Sobre los planes de boda, la suya, no la de la hija, Isabel admite que Mario se debe divorciar primero, lo que parece indiciario de enormes problemas legales en el trámite. Esta semana ha sido estrella de la apertura de una joyería en Barcelona, aspecto que un parroquiano del "Salón Peluquín" aprovecha para comentar la epidemia de alunizajes en las tiendas de lujo del paseo de Gracia. El anterior equipo municipal decidió eliminar las aceras laterales, lo que da más carrerilla para empotrar autos robados contra los escaparates de Luis Güiton y Versache. Se llama alunizaje. Barcelona, capital del top manta y los alunizajes. Pero lo último es de la cuota de Trias por cargarse los laterales y poner en peligro a los peatones y a los comerciantes.

Disgresiones al margen, otra Isabel, la Gemio, se ha echado novio, el señor Pablo Rafael López, cámara de televisión y director de fotografía. Le sonríe el amor, según Diez Minutos. No así a Terelu, que siente celos de cuando presenta el programa Sálvame (que no va de religión) su archienemiga Patiño.

Portada 'Semana'

Semana cumple 75 años y lo celebra con un número especial y una selección de portadas históricas. Una de ellas, la de la imagen, es de cuando la Batalla aérea sobre Inglaterra de la II Guerra Mundial. Aparecen dos mujeres londinenses estilizadísimas, más parece un maniquí la de la máscara de gas, luciendo la moda del momento en la capital inglesa sometida a los bombardeos nazis. Impresionante documento. Hoy en día Semana sigue en la brecha, pero los tiempos son otros. Todo cambia. Mila Ximénez, ex de otro tenista, Manolo Santana, recibe a los redactores y fotógrafos de la publicación en su casa. Ella es una estrella del petardeo televisivo de las tardes y habla de que es feliz ejerciendo de abuela. Tiene un quilombo montado con los del Tele 5 porque se niega a entrar en Gran Hermano Vip vistas las consecuencias que tuvo para la reputación de Belén Esteban semejante experiencia. Vas a comparar todo esto con una lesión muscular de Bale. No hay color.