Los 10 trabajos con más riesgo de desaparecer

Los expertos aseguran que hay muchas variables a tener en cuenta y que se debe ser "prudente" a la hora de pronosticar cuáles serán las profesiones más amenazadas

4 min
Los 10 trabajos con más riesgo de desaparición.
Laura Fàbregas
Viernes, 30.10.2015 20:57

En Estados Unidos se ha presentado un estudio que evalúa las expectativas de superviviencia de más de 200 trabajos que hasta la fecha han sido frecuentes en nuestras sociedades y que, el desarrollo tecnológico, ha puesto por primera vez en situación de riesgo.

La gran firma de recursos humanos Career Cast sostiene que la profesión más perjudicada será la de cartero. En el país que es primera potencia mundial está en franca decadencia y se espera que de aquí a 2022 se reduzca en un 28%. Este, sin embargo, no es el único trabajo en peligro, sino que la compañía americana ha elaborado una lista de las diez profesiones más amenazadas.

Reportero, joyero o agricultor

Tras la profesión de cartero, se encuentra y por este orden: revisor de los contadores, agricultor, redactor de prensa escrita, joyero, trabajador forestal, asistente de vuelo, operador de taladro, evaluador de riesgo y sastre.

Por lo que respecta al revisor de contadores, el estudio pronostica que esta profesión tenga un crecimiento negativo de un 19% entre 2012 y 2022; en las labores de agricultor se espera que esta profesión tenga un crecimiento negativo de un 19% en el mismo periodo; el reportero de prensa escrita se estima un crecimiento negativo de un 13%; el joyero, de un 10%; el forestal, de un 9%; el asistente de vuelo, se contempla una reducción del 7%; el operador del taladro, junto al evaluador de riesgo se pronostica que sea de un 6%; y el sastre, de un 4%.

¿Son extrapolables a España estos resultados?

Como se evidencia por el estudio, las profesiones que se estima que incurren en un mayor riesgo de desaparición están sujetas a la evolución tecnológica. Así es como los especialistas que han desarrollado el estudio sostienen que el asistente de vuelo o el evaluador de riesgos son empleos que en el futuro podrá realizar mucho mejor la tecnología que el ser humano.

No obstante, a la hora de hacer predicciones sobre el futuro se debe ser “prudente”. Eso es lo que afirma el profesor en Sociología del Trabajo y Economía en la Universidad Autónoma de Madrid, Carlos Jesús Fernández. Fernández explica en Crónica Global que “desde los años 90 aparecen como algo recurrente tanto informes gubernamentales como de expertos” que hacen este tipo de proyecciones y que, sin embargo, muchas veces “ocurre lo contrario”.

Transformación, pero no desaparición

Fernández pone el ejemplo español del albañil, un trabajo que a mediados de 2006 “fue muy socilitado” cuando, anteriormente, se hablaba de su desaparición en favor de empleos más cualificados. En la misma línea, no augura una rápida desaparición de la profesión de cartero: “El caso de los drones podría afectar la profesión del cartero, pero está por ver cómo se regularizará la circulación de drones por el cielo”.

Asimismo, prosigue Fernández, trabajos como el de sastre --que Career Cast sitúa en riesgo de desaparición-- "se podrían mantener como un trabajo de lujo", es decir, para un sector social con capacidad para seguir confeccionándose trajes a medida. "Habrá una transformación, pero no una desaparición", añade el profesor.

Nuevos “yacimientos de empleos”

Fernández recurre al concepto sociológico de “yacimientos de empleo” para explicar la existencia de una tendencia que estabece nuevas actividades laborales que satisfacen las nuevas necesidades sociales. En este campo entrarían las nuevas profesiones que la iniciativa científica y el desarrollo tecnológico ha propulsado, como “los trabajos más mecanizados”, dice Fernández.

El profesor de Sociología en la Universitat Pompeu Fabra, Pere Jódar, coincide con Fernández en este último aspecto de la mecanización de los trabajos. Jódar explica a instancias de este digital que las tecnologías pueden ser un factor que implique “la descalificación generalizada de buena parte de las profesiones actuales”.

“Muchos de los componentes podemos pasar de hacer trabajos rutinarios, mientras un grupo elegido y prvilegiado puede ser suficiente para garanitzar el funcionamiento de estas labores y funciones”, zanja.