Los grandes empresarios españoles pierden la confianza en Rajoy

La lentitud del Gobierno en la resolución de problemas pasan factura al Ejecutivo popular y a su presidente ante quienes más próximos estaban a su figura

5 min
Reciente intervención del presidente Mariano Rajoy en el foro 'Abc' de Madrid.
Xavier Salvador
Sábado, 17.10.2015 20:56

“Es insostenible la dejación con Cataluña. No gobierna, ni en la Administración, donde le vence la inercia de los altos funcionarios; ni en el partido, que ya se ha convertido en una olla de grillos. Lo de Montoro y Margallo clama al cielo. Su inacción es un lastre para la economía del país”.

Quien así se expresa, apenas unas horas después de que Mariano Rajoy intentara poner orden en su partido y recuperar el estímulo entre los altos cargos del PP, es un importante mandatario del mundo empresarial español. Su opinión no es un hecho aislado ni tan siquiera un enfurecimiento concreto: varios de los principales dirigentes empresariales del país ven a Rajoy al límite de sus capacidades gubernamentales.

Una encuesta privada: ingobernabilidad absoluta

Una encuesta privada que ha circulado en las últimas horas por las plantas nobles de las principales empresas del país arroja un panorama inquietante: el PP obtendría 115 escaños el próximo 20 de diciembre; el PSOE, llegaría a 100; la tercera fuerza política sería Ciudadanos con 50 diputados; le seguiría Podemos con 35 y, justo detrás, la eventual coalición catalana de Junts pel Sí con 22. El resto de escaños, hasta los 350 del Congreso de los Diputados, se los repartirían IU y las fuerzas nacionalistas canarias, vasca, navarra…

“El escenario que nos deja es de absoluta ingobernabilidad. Ha sido incapaz de afrontar de cara la cuestión catalana engordando un problema pequeño. Pero la gestión de sus ministerios no es mucho mejor: cada vez más mediocre e incapaz para las reformas mínimas necesarias”, asegura otro representante de lo que ha dado en llamarse el gobierno del Ibex 35.

“Imposible sacar al país del letargo”

La caída en desgracia del presidente Mariano Rajoy ante la que ha sido su parroquia habitual tiene mucho que ver con Cataluña, pero no es la única debilidad que le atribuyen. En materias de Seguridad Social, mutuas, procedimientos legales y administrativos, inspección de trabajo, funcionamiento de la Agencia Tributaria tampoco ha respondido a los requerimientos de las grandes compañías.

“No nos debe pleitesía a los empresarios, pero el mundo económico muchas veces detecta los cambios antes que la Administración. Cuando se lo decimos y le pedimos que nos ayude a sacar el país de la crisis nos da cuatro buenas palabras y dos años de espera. Así –prosigue un presidente de corporación empresarial– es imposible sacar al país del letargo”.

Con las reformas por hacer

Para una buena parte del gran empresariado español la llegada de Rajoy y del PP al Gobierno tras la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero se convirtió en un alivio. Creyeron que el político popular resultaría más efectivo y le apoyaron en sus decisiones económicas iniciales, aunque algunas como elevar la presión fiscal fuera contra sus creencias atávicas.

Encarrilada la situación económica, Rajoy deja de ser útil para los grandes patronos. Le ven incapaz de liderar las reformas que el país necesita en el ámbito político (instituciones, territorios, justicia…) o social (hacer frente a políticas sociales que combatan la desigualdad y el desempleo). No es que los grandes patronos se hayan convertido de nuevos socialdemócratas, sino que desde su propio pragmatismo prefieren estabilidad en todos los ámbitos para que sus negocios no resulten dañados por la política.

Hacia la ‘ucedización’ del PP

Entre los hombres que conforman el llamado Consejo Empresarial para la Competitividad, la CEOE, el Instituto de la Empresa Familiar, la patronal bancaria AEB u otros foros de primer nivel económico, existen alternativas políticas más eficientes en el corto plazo que el equipo que lidera Rajoy al frente del Ejecutivo. Alternativas que piensan apoyar de cara al 20D. 

Los enfrentamientos entre ministros (Montoro-Margallo), incluso los protagonizados por dirigentes populares disconformes con algunas políticas y otros pequeños incidentes de cierto desgobierno entre el partido mayoritario llevan a pensar que el PP está viviendo un proceso de descomposición. “Es la ucedización del PP”, plasma con el símil uno de los empresarios líderes en el país.

Gusta el tándem Susana Díaz-Albert Rivera

Circula un rumor en la corte empresarial madrileña que señala la indiferencia que empieza a causar Rajoy en ese ámbito. “Ni Rajoy ni Pedro Sánchez (PSOE). No sirven para gobernar este país. Sería perfecto un gobierno español liderado por Susana Díaz [presidenta andaluza] con el apoyo de [Albert] Rivera”.

Significativo resulta que el gran empresariado español prefiera un gobierno de un líder socialista territorial matizado por el apoyo del reformismo de Ciudadanos en vez de apostar por el partido que siempre ha sido el principal defensor de sus intereses.

Un partido y su aparato

“El PP que queda es puro aparato. Ya no están en la economía real, sólo desean permanecer en el poder después de las pérdidas de gobiernos autonómicos y municipales. No se dan cuenta de que su discurso está alejado de los grandes retos del país, y no sólo de política económica viven las sociedades”. Comentario tajante de uno de los grandes dirigentes económicos del país.

Comentar