Mas anuncia que las negociaciones con la CUP van para largo

El 'President' en funciones pide a los radicales que respeten la proporción entre los diputados de ambas formaciones

2 min
Artur Mas durante su intervención de esta mañana en el consell nacional de CDC.
Redacción
Sábado, 10.10.2015 14:19

Artur Mas considera que las negociaciones con la CUP van para largo, aunque de momento advierte a sus interlocutores que deben tener en cuenta que la candidatura de Junts pel sí (JxSí) en la que él iba en cuarto lugar obtuvo 62 diputados en las elecciones autonómicas.

Los radicales, sin embargo, consiguieron 10; una proporción que “debe ser respetada” en las negociaciones entre ambas formaciones de cara a su investidura como próximo President de la Generalitat.

La mayoría absoluta es cosa de dos

En su discurso ante el consell nacional de CDC, el equivalente al comité central, celebrado esta mañana en Bellaterra (Barcelona), Mas ha reconocido que no se puede ejercer la mayoría absoluta independentista "inmediatamente", puesto que no la ha conseguido Jxsí solos, sino que ha sido junto a la CUP, y ha considerado que los pactos no son fáciles puesto que, según él, es tan legítimo que la CUP defienda sus posiciones como que Jxsí defienda las suyas.

Mas ha adelantado a la dirección de su partido de que las negociaciones con la CUP se van a diltar, pero les ha tranquilizado porque en su opinión tienen tiempo. De hecho, el plazo legal no se agota hasta el 9 de enero.

Entre los logros de CDC --que en 2012 perdió 12 diputados y el 27S otros 20-- de estos últimos años, ha atribuido a su partido haber contribuido a que mucha gente que hace unos años no estaba a favor de la independencia ahora lo esté, y ha considerado que esta es una "base imprescindible".

"No lo estropeemos entre todos"

Dirigiéndose a la CUP, Mas ha dicho: "Lo que hemos hecho entre todos, no lo estropeemos entre todos". Es lo que ocurriría, desde su punto de vista, si en las negociaciones con los antisistema no se respetan los resultados de las urnas.

Para responder a quienes le critican por no gobernar, sino por estar sólo pendiente de las cuestiones identitarias y electorales, Mas se ha referido a la crisis de Volkswagen y a sus repercusiones en Cataluña. Aunque rápidamente ha acusado al ministro Soria de precipitarse en el asunto de las inversiones comprometidas para las plantas de Martorell y de Navarra.

Comentar