Mas duda entre 'ondear' y 'quemar' la bandera europea

Compaginar el 'business-friendly' pro-europeo de CDC con el "fuera de UE" cupero, un reto

3 min
Adhesivos contradictorios de la CUP y CiU: los primeros piden salir de la UE; los segundos optan por una UE fuerte
Sergio Fidalgo
Lunes, 26.10.2015 18:01

Si de algo no se puede acusar a las CUP es de falta de claridad. Tanto a la hora de tirar placas de mármol en medio de la sala de plenos del Ayuntamiento de Barcelona, como cuando defienden acabar con el actual sistema económico, lo hacen con luz y taquígrafos. No dicen aquí una cosa, en Madrid otra y en Bruselas lo contrario.

Revisando mi modesta colección de adhesivos políticos, encontré una muy interesante elaborada conjuntamente por el Top 5 de la izquierda alternativa e independentista, el colectivo juvenil Arran, Endavant (Organització Socialista d’Alliberament Nacional), la Coordinadora Obrera Sindical, las CUP y el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans…

Fuera de Europa, por la libertad y la miseria

Bajo el lema “Amb la Unió Europea, no tenim futur” (Con la Unión Europea, no tenemos futuro) todas estas formaciones que nos quieren salvar a golpe de ‘estelada’ dejan claro que nada de medias tintas. ‘Països Catalans,’ por supuesto. Unión Europea, ni de coña. Pobres, pero “libres”. Lo de “libres” ya se verá, lo de “pobres” seguro si Baños, Arrufat, Lecha, Vallet o Fernández son los que acaban dirigiendo nuestra economía.

Los que son festejados como socios deseados por los herederos del sector negocios de Convergència son los que predican un socialismo autogestionario. El antaño ‘business friendly’ Artur Mas está a un paso de cambiar el traje por una camiseta pro Palestina para conseguir el apoyo de los antisistema a su investidura. Porque CDC son maestros en la ambigüedad, pero las CUP no engañan, ni buscan engañar a nadie. Justo lo contrario de la formación fundada por Jordi Pujol y sus mariachis.

Juntos… ¿en Europa?

Para Convergència la Unión Europea era uno de sus mantras preferidos. Allí, en la Arcadia feliz con sede en Bruselas nos encontraríamos todos, catalanes y españoles, juntos pero no revueltos, con el resto de pueblos del continente, en igualdad de condiciones. Y centenares de miles de catalanes se lo creyeron una y otra vez.

Porque la profesión de fe europeísta ha sido una de las constantes de CDC a lo largo de todas la campañas electorales al Parlamento Europeo. Pero compaginar el “Amb la Unió Europea no tenim futur” de las CUP con el “Junts a Europa” o “La via directa a Europa”, por citar solo dos de los lemas con los que Convergència se presentó en el pasado a las elecciones europeas, se antoja complicado.

Artur Mas es un superviviente nato, y Convergència el regate corto hecho partido político. Pero abrazarse a los que prefieren prender fuego a banderas de la Unión Europea a ondearlas parece un juego de escapismo con demasiados riesgos, incluso para Artur ‘Houdini’ Mas. Sobre todo cuando se buscar “internacionalizar” el conflicto y “convencer” a las cancillerías del resto del continente…