Cotización Ibex 35

Prensa Ibérica vuelve a los beneficios

El presidente de Editorial Prensa Ibérica, Javier Moll

El grupo barcelonés Editorial Prensa Ibérica (EPI), propietario de 16 diarios regionales, volvió a ganar dinero el año pasado. Se anotó un beneficio consolidado de 6,7 millones de euros, frente a pérdidas de 5,3 millones en el ejercicio anterior.

La cifra de negocio se situó en 190,2 millones, con baja de casi un millón. La evolución de las ventas del grupo durante los últimos años es un fiel reflejo de la dura crisis publicitaria que ha vivido el sector periodístico. EPI llegó a la cumbre en 2007, con 346 millones de ingresos netos. A partir de ahí se truncó el ascenso y comenzó el declive. Marcó 318 millones en 2008, 278 en 2009, 258 en 2010, 237 en 2011 y 201 en 2012. Ello significa que desde la cima de 2007 el giro se ha encogido un 45%

En paralelo, la plantilla se fue recortando año tras año. Los 2.770 empleados que tenía en 2007 han quedado reducidos a 1.850. En todos esos años, la cuenta de resultados se mantuvo en cifras positivas, salvo la excepción de 2013.

Grupo saneado

Pese a todo, Prensa Ibérica es un grupo muy saneado que exuda robustez por todos los poros. Entre otros activos posee inmuebles e instalaciones valorados en 270 millones y atesora una liquidez de más de 100 millones. Los recursos propios ascienden a la respetable cantidad de 406 millones.

El grupo pertenece por entero a Francisco Javier Moll de Miguel y su esposa María Aranzazu Sarasola Ormazábal. Su hijo Javier ejerce de consejero delegado desde hace un año.

Diversificación

EPI edita, entre otros, los diarios de A Coruña, Girona, Ibiza, Málaga, Mallorca, Murcia, Tenerife y Zamora, más Mallorca Zeitung, Regió 7, Faro de Vigo, La Provincia (Las Palmas de Gran Canaria), La Nueva España (Asturias), Información (Alicante), Levante (Valencia), Empordà y Superdeporte.

Al margen de sus negocios editoriales, Francisco Javier Moll controla el 75% de la sociedad holding Corporación Médica Corachán, titular de la Clínica Corachán. Asímismo, ha extendido sus tentáculos hasta Australia, donde posee negocios inmobiliarios y editoriales.